Estefanía, fotografiada durante el Festival de Circo de Mónaco 2008 (Foto: ARCHIVO).
  • Vivió su adolescencia y juventud deprisa, al margen del protocolo real.
  • Sus romances le granjearon la reputación de princesa rebelde.
  • Hoy, quiere lavar su imagen.
Estefanía de Mónaco en el Circo de Montecarlo
Se ha vestido de payaso para UNICEF, y ha confesado lo mucho que le gusta la profesión de clown. La princesa, tras la muerte de Rainiero, ha adquirido un enorme protagonismo en la vida social monegasca. Con los años, ha adquirido la madurez suficiente para hacer esta sincera confesión: “Hacer el payaso siempre fue mi sueño”