Caída del cabello.
  • Estrés, dietas mal equilibradas, enfermedades o medicamentos pueden provocar una caída del cabello mayor de lo habitual.
  • Tanto el calor como el frío "pueden alterar" el cuero cabelludo y el cabello.
  • La menopausia y el posparto, dos etapas muy comunes de pérdida de cabello.
Existen células reguladoras que, al igual que las células madre, también son esenciales para la regeneración de tejidos en el cuerpo humano.
  • Un tipo de células reguladoras desencadenan directamente células madre en la piel para promover el crecimiento sano del cabello.
  • Sin estas células inmunes como socias, las células madre no pueden regenerar los folículos pilosos, lo que lleva a la calvicie.
Una mujer utiliza un producto para el pelo, en una imagen de archivo.
  • El champú para un cuero cabelludo sano es un champú suave, del tipo neutro.
  • Lo ideal sería un champú libre de alcohol, fragancias y conservantes.
  • Un lavado excesivo puede aumentar la producción de sebo, aunque no lavar en absoluto el cabello no ayuda necesariamente a no producir nada de sebo.
Secadores, planchas de pelo.
  • Según una encuesta, un 54% de las españolas reconoce que es una cuestión de la que se habla poco porque es incómoda.
  • El 2,1% de las mujeres con pérdida de cabello deja de hacer determinadas actividades y el 4,5% se siente menos femenina.
  • La alopecia afecta a un 30% de las mujeres entre 40 y 60 años.
En primavera la piel empieza a resecarse por los efectos de los primeros rayos de sol y la alergia también puede afectarla.
  • En primavera es frecuente comenzar la operación biquini, pero la piel y el cabello también necesitan una buena puesta a punto.
  • Limpieza e hidratación y un estilo de vida saludable son las claves para que luzcan perfectos.
  • Tomar el sol es beneficioso y en primavera estamos deseando sentir que nos calienta los huesos, pero puede ser aún más dañino que en verano.

Página 1 de 3