España ha demostrado un "firme y profundo" respeto a los derechos humanos en su etapa democrática, pero hay todavía "sectores de riesgo" en el trato a inmigrantes ilegales, mujeres o gitanos, en las prisiones, en la brutalidad policial o en el País Vasco. Es la conclusión a la que ha llegado el comisario de derechos humanos del Consejo de Europa, Alvaro Gil-Robles, en su primer informe sobre España.

Página 1 de 5