Imagen de un tratamiento de fecundación in vitro
  • Su ratificación convertiría a Portugal en uno de los pocos países europeos que permiten esta técnica
  • El bebé será hijo póstumo del fallecido, salvo que la madre se haya emparejado durante el proceso y la nueva pareja se registre como padre

Página 1 de 10