Aramís Fuster confiesa que es extremadamente coqueta.
  • Afirma ser la máxima autoridad mundial en materia de ocultismo, mejor amante que esposa y adicta al trabajo.
  • Mientras solventa un problema con la Justicia, planea su tercera boda.