Roza el 18% del capital

El Gobierno eleva la participación estatal en Caixabank por cuarta vez desde 2021

El Estado, a través del FROB bajo control del Gobierno, controlará el 17,9% de las acciones de Caixabank tras una nueva amortización de acciones, mientras que Criteria Caixa rozará el 33% del banco que absorbió Bankia.
Evolución en bolsa de Caixabank.
Evolución en bolsa de Caixabank.
Nerea de Bilbao
Evolución en bolsa de Caixabank.

Lejos de diluirse, el Gobierno de Pedro Sánchez sigue elevando su peso en el accionariado de Caixabank, aunque para ello no haya tenido que invertir un euro adicional a la aportación en especie que hizo de la rescatada Bankia. La inminente amortización de acciones del 'megabanco' elevará por cuarta vez su participación hasta rozar el 18% del capital, casi un dos por ciento por encima del porcentaje inicial que tenía en marzo de 2021, cuando se consumó la fusión para crear el mayor banco que opera en España con más de 600.000 millones en activos.

El aumento en el porcentaje de la propiedad de Caixabank se va a producir tras la reducción de capital que anunció el pasado 31 de mayo, que está en proceso de eliminar 104,6 millones de acciones propias, el 1,42% de su capital, valorado en 554 millones de euros en esa fecha. Situará su nueva base accionarial en 7.268 millones de títulos, una vez eleve a escrituras la amortización y pendiente de notificarlo a la CNMV.

Tras este ajuste, el holding Criteria Caixa subirá del 32,48% al 32,95% su participación, casi 3 puntos porcentuales más en algo más de tres años. Por su parte, el estatal FROB alcanzará el 17,87% desde el 17,62% anterior, según los datos compilados por 'La Información', frente al 16,1% que tenía cuando se unió como segundo accionista al banco que dirige Gonzalo Gortázar, como consejero delegado, y preside José Ignacio Goirigolzarri, el encargado del rescate de Bankia desde 2012.

Amortiza el 10% del capital desde 2021

De este modo, los dos socios cofundadores de la actual Caixabank pasarán así a controlar el 50,8% de la entidad, casi cinco puntos más que el 46% que tenía el tándem Gobierno-Caixa en marzo de 2021 cuando se hizo efectiva la absorción de Bankia por parte de su rival. En apenas 40 meses, la entidad financiera ha destruido 792 millones de acciones, el equivalente al 9,8% de su capital social.

Inicialmente, el Estado impulsó la fusión por las mayores posibilidades de desinvertir a medio plazo, pero lejos de diluirse, como se ha contado, sube su peso con el visto bueno del Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea, que extendió la enésima prórroga al Gobierno hasta diciembre de 2025 para que pueda permanecer el banco.

El preceptivo permiso de Bruselas se debe a que el origen de los fondos con los que se rescató a Bankia y otras entidades en 2012 fue europeo. La titularidad de las acciones en Caixabank es de Banco Financiero de Ahorros (BFA), controlado al 100% por el FROB, el fondo de resolución bancaria que actuó por última vez en junio de 2017 en la intervención de Banco Popular y  su  posterior venta por 1 euro a Banco Santander.  

Se trata de un ente que forma parte del sistema europeo de resolución bancaria (MUR), pero ess dependiente del Gobierno, que nombró en febrero a su nuevo presidente, Álvaro López Barceló. En su consejo se sientan además 4 representantes del Banco de España, otros 3 del Ministerio de Economía, 2 de Hacienda y de la CNMV.

Desliza para ver más

Una fusión de 'oro'

El proceso de concentración bancaria de Caixabank y Bankia se han convertido en una de las decisiones más beneficiosas para el Estado. Su rendimiento está fuera de toda discusión. En dividendos, los 1.033 millones de euros ingresados en 40 meses van camino de igualar los 1.180 millones que cobrados entre 2015 y 2020 solo de Bankia. 

Las acciones del Estado en Caixabank valen 6.522 millones de euros, frente a los 2.000 que valían las que tenía en Bankia en el momento en que se anunció la unión. Si a lo anterior se añaden las dos desinversiones que hizo el Estado en Bankia en 2014 (1.304 millones) y 2017 (840 millones), el dinero recuperado virtualmente por el FROB ronda los 11.000 millones.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha disparado el valor de sus participaciones en empresas que cotizan en bolsa. Solo el 51% de Aena (13.770 millones de euros), el gestor de los aeropuertos españoles, vale más que el 17,9% de Caixabank (6.500 millones). El 10% de Telefónica, la última incorporación a la cartera en la órbita gubernamental, vale 2.500 millones; y el 20% de Redeia (Red Eléctrica), en 1.833 millones. 

Por detrás se sitúa Indra, el contratista de defensa donde controla un 28% y ya vale más de 1.000 millones en bolsa en este momento. IAG (2,5%), Ebro Foods (10,3%) y Enagás (5%) completan una cartera de acciones bajo titularidad estatal que está valorada en 31.440 millones de euros a los precios del cierre bursátil del martes 5 de junio.

Ruben J. Lapetra
Coordinador de Mercados

Periodista especializado en finanzas y tecnología. Escribo desde hace más de dos décadas en diarios líderes de información económica. He participado en el desarrollo de producto del área de mercados en los medios digitales en los que he trabajado. Me apasionan los nuevos proyectos y el aprendizaje continuo. Formé parte de Expansión.com durante cerca de cuatro años hasta que me involucré, sin dejar de escribir, en lanzamientos como ElEconomista.es (2005), Cotizalia y Teknautas en ElConfidencial (2007-2012), LaInformacion.com (2009), Hemerotek (2013) y ElEspañol.com (2015). Ayudé a crear un índice de bolsa, otro de vivienda y trabajé en dos fintech (WebFg y Finect). A finales de 2018 me reincorporé a LaInformación.com para relanzar su área de mercados y cotizaciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento