La gran veta de Canadá

La fiebre del uranio: por qué el metal más peligroso está en pleno boom de precios

El desajuste entre la oferta y la demanda del combustible nuclear se debe a la entrada en guerra de Rusia, las sanciones al mineral de ese país y la falta de nuevos yacimientos que reemplacen a los actuales.
Pastillas de óxido de uranio en proceso para su uso nuclear.
Pastillas de óxido de uranio en proceso para su uso nuclear.
Enusa vía La Información
Pastillas de óxido de uranio en proceso para su uso nuclear.

A lo largo del borde occidental de la provincia de Saskatchewan en Canadá, en una curva de un lago rodeado de interminables bosques de abetos negros, se ha tallado un pequeño puesto avanzado para marcar lo que podría ser el proyecto minero más candente del mundo hoy en día. Es un lugar desolado e implacable. Incluso en abril, la nieve sigue adherida firmemente al hielo que cubre el lago.

Vientos que hielan los huesos aúllan día y noche. Y no hay pueblos o aldeas ni, en realidad, signos de vida —más allá de algún oso negro o lobo ocasional— en un radio de 80 kilómetros. Lo que Saskatchewan tiene, sin embargo, es uranio... mucho uranio. Se cree que el lecho rocoso está tan cargado con él que el área alrededor de solo una franja del lago podría generar suficiente energía nuclear para abastecer más de 40 millones de hogares durante un cuarto de siglo.

En una esquina del campamento, muestras del depósito —pequeñas barras negras y radiactivas— están dispuestas ordenadamente, fila tras fila, en estantes. Adam Engdahl, geólogo de una empresa minera emergente llamada NexGen Energy Ltd, se pone guantes protectores, toma una de las muestras y sonríe. "Esta es mi favorita", asegura mientras la pasa orgulloso a su alrededor. "Es sorprendentemente pesada, como una mancuerna, una señal reveladora, comenta Engdahl, de una barra densamente empaquetada con minerales de uranio.

Durante mucho tiempo, a nadie le importó mucho nada de esto. No después del desastre de Fukushima en 2011. La energía nuclear volvió a ser demasiado aterradora, y el uranio, el delicado y mortal combustible que alimenta los reactores, se convirtió en un rincón olvidado en el mercado global de productos básicos. Pero a medida que el cambio climático se intensificó y los gobiernos de todo el mundo se sintieron atraídos de nuevo por la constante energía libre de carbono generada por las plantas nucleares, el interés en depósitos de uranio como este se reavivó —lentamente al principio y luego, después de que Vladimir Putin invadiera Ucrania, a un ritmo frenético. De repente, gran parte del mundo necesitaba una alternativa a la energía rusa.

Fiebre inversora

Hoy en día, hay 61 plantas de energía nuclear en construcción a nivel mundial. Otras 90 están en etapa de planificación y más de 300 han sido propuestas. Incluso hay un impulso para reabrir plantas antiguas que se habían cerrado hace años. El aumento en el precio del uranio es un testimonio de la magnitud y la velocidad de este giro de vuelta a lo nuclear. En los últimos cinco años, el metal ha subido un 233%, más del triple de las ganancias en oro y cobre, incluso después de haber disminuido un poco en 2024.

La fiebre se ha extendido al mercado de valores, donde los comerciantes están pujando de manera salvaje por las acciones de las empresas de uranio. Muchas de las mineras en Canadá han subido más del 400% en los últimos cuatro años, y NexGen ahora tiene un valor de mercado de casi 4.000 millones de dólares, a pesar de que no ha vendido una sola libra del metal y no espera hacerlo hasta al menos 2028. Algunos de los nombres más grandes de las finanzas se han sumado al sector: Li Ka-shing, Steven Cohen o Stan Druckenmiller, entre otros.

El auge, por supuesto, podría desmoronarse. Muchos lo han hecho en el pasado. A unos 210 kilómetros al norte del campamento de NexGen, Uranium City ofrece un recordatorio contundente de esto. Alguna vez una bulliciosa comunidad minera, hoy es poco más que una ciudad fantasma. (Población en el último censo: 91, según Statistics Canada). Todo lo que se necesitaría es otro accidente fatal para poner a prueba seriamente el nuevo entusiasmo por la energía nuclear. Y aunque el mundo se salve de otro desastre, el espinoso tema de cómo —y dónde— desechar los residuos radiactivos sigue siendo una vulnerabilidad clave para cualquier iniciativa de construir un montón de reactores.

Canadá, próximo mayor productor

Incluso en Canadá, que pronto podría ser el mayor productor de uranio del mundo, hay focos de hostilidad hacia la energía nuclear. Columbia Británica, una provincia que, al igual que Saskatchewan, está llena de recursos naturales, aún tiene prohibida la extracción del metal y la construcción de plantas nucleares. En su mayor parte, sin embargo, los líderes de Canadá han abrazado el momento. El Primer Ministro Justin Trudeau recientemente hizo de la minería de uranio un elemento clave del plan del país para alcanzar cero emisiones netas, una ironía para un líder que asumió el cargo hace una década prometiendo alejar la economía de la extracción de productos básicos y sus altibajos.

En este momento, un colapso del uranio parece una preocupación distante. En febrero, en una reunión anual imperdible de tipos de la industria minera en las afueras de Miami, los chicos del uranio robaron el espectáculo. Los inversores y banqueros mostraron solo un interés pasajero cuando los mineros de oro y litio se levantaron para hablar, dejando filas de sillas vacías en el Diplomat Beach Resort, pero se apiñaron cada vez que un ejecutivo de uranio subía al podio.

Para Travis McPherson, director comercial de NexGen, todo fue un poco abrumador. Tantos inversores clamaban por tiempo cara a cara con él que pasó de una reunión a otra durante dos días seguidos. Al final, había tenido 60 sesiones, un número que los organizadores de la conferencia le dijeron que podría haber establecido un récord. "Nos estábamos riendo con ellos. Hace cuatro años, cuando fuimos, probablemente establecimos el récord de la menor cantidad de reuniones", recuerda McPherson.

Una gran parte del atractivo del negocio del uranio es la sensación de que la oferta y la demanda están desajustadas. La demanda del metal por parte de China, India, Japón, EE. UU. y Europa está aumentando a un ritmo significativamente más rápido de lo que los mineros pueden extraerlo. Según una estimación de Treva Klingbiel, presidente de TradeTech, un proveedor de datos para la industria, la demanda podría superar la oferta en más de 100 millones de libras por año (unos 45 millones de kilogramos al día) hasta la década de 2030.

"No hay sustitución cuando tienes un reactor nuclear", señala Mike Alkin, director de inversiones de Sachem Cove Partners, una firma en las afueras de Nueva York que invierte exclusivamente en uranio y acciones de minería de uranio. La brecha entre la oferta y la demanda es "como un tren de carga que viene por las vías", dice Alkin.

El aislamiento de Rusia solo está aumentando la escasez de oferta. No solo los países europeos están buscando desesperadamente combustibles alternativos para reemplazar el gas natural ruso que alimentaba muchas de sus plantas de electricidad, sino que ellos —y gran parte del resto del mundo— también dependían de Rusia para uranio en bruto y enriquecido. A medida que la invasión de Ucrania se prolonga en su tercer año, varios países están tomando medidas para procurarse el metal de otros lugares. EEUU está prohibiendo directamente el uranio ruso.

Hay depósitos de uranio dispersos por todo el mundo —desde Kazajstán, actualmente el mayor productor del mundo, hasta Sudáfrica. Pero pocos son tan ricos como los de la Cuenca de Athabasca en Saskatchewan. Aquí es donde se encuentra el campamento de NexGen, al borde del lago Patterson. Empresas rivales están llegando a toda prisa a su alrededor.

A unos pocos kilómetros al oeste, Fission Uranium Corp. está a punto de iniciar su propio proyecto. Justo al este, F3 Uranium Corp. está explorando. Un poco más al este, Denison Mines Corp., Orano Canada y Cameco Corp., que opera la mina de uranio más prolífica del mundo hoy en día, están comenzando nuevos proyectos, aumentando la capacidad de los existentes y reabriendo minas cerradas.

El gran descubrimiento de Nexgen

El suelo está tan lleno de minerales aquí que en algunas minas, incluida la de NexGen, el uranio tendrá que ser diluido antes de ser vendido. Esta pureza es el resultado de formaciones que comenzaron a tomar forma hace más de mil millones de años. A medida que la erosión creó una brecha entre lechos rocosos subterráneos de diferentes períodos, se crearon densos cúmulos del metal.

Leigh Curyer, el fundador y CEO de NexGen, llama a su sitio minero —y a la Cuenca de Athabasca, en términos más generales— “un lugar asombroso”. Orest Wowkodaw, un analista minero de Scotiabank en Toronto, prefiere el término “unicornio”. Según su estimación, la mina de NexGen representará el 13% de toda la oferta mundial.

Curyer, de 52 años, es un nativo de Australia y contador de profesión. Fue en 2010, cuando trabajaba en una firma de capital privado en Londres, que se interesó por la Cuenca de Athabasca. En ese momento, se le había encomendado la tarea de evaluar proyectos de uranio en todo el mundo, y un geólogo que conoció en el camino lo convenció de que la mitad occidental de la cuenca tenía un gran potencial. Sospechaba que muchos depósitos de alta calidad no habían sido tocados.

Esta era una opinión decididamente contraria. La mayoría de los expertos creían que la gran mayoría del metal había sido extraída durante una de las primeras oleadas de uranio. Curyer no se dejó disuadir. Y así, después de que el desastre de Fukushima desencadenara un colapso en los precios del uranio, reunió a un grupo de inversores para comprar una parte del terreno y los derechos minerales alrededor del lago Patterson a bajo precio —pagaron el equivalente a solo 3 millones de dólares— y comenzaron a perforar en 2013.

Los buscadores de Saskatchewan pensaron que estaba loco. “Se reían de nosotros, diciendo ‘¿Qué están haciendo yendo allí?’" , cuenta Curyer. En el mejor de los casos, le dijeron, el sitio era “pequeño e irregular”. Diez meses después del proyecto, parecía que los detractores podrían tener razón. NexGen había colocado 20 perforadoras en el suelo y no tenía mucho que mostrar. Curyer se estaba poniendo ansioso.

La exploración de uranio es algo complicado. Los agujeros de perforación pueden estar dolorosamente cerca de las concentraciones de metal —a solo cinco metros de distancia— y aún así no detectarlas. La mayoría de los exploradores se quedan sin dinero antes de encontrar la gran veta. El equipo de NexGen siguió quemando efectivo hasta que finalmente, en un frío día de invierno a principios de 2014, el intento número 21 entregó el momento que Curyer había estado esperando: la muestra estaba llena de altas concentraciones de uranio. La número 30 encontró la gran veta.

Hoy en día, el lago Patterson es un hervidero de actividad. Tiene unas 25 tiendas calefaccionadas, un centro de acondicionamiento físico, cafetería, oficinas portátiles y laboratorios de geología. Los trabajadores examinan muestras de uranio y elaboran planes de construcción de la mina. En momentos más tranquilos, hacen agujeros en el hielo y pescan trucha y lucio. Curyer aún encuentra difícil creer que esté a cargo de lo que será, si todo sale según lo planeado, la mina de uranio más grande del mundo.

 Recuerda cómo los inversores se burlaban de él, incluso después de que esos agujeros de perforación confirmaran cuánto uranio había bajo el lago. “La gente solía decirme: ‘¿Cómo se siente tener el mejor descubrimiento del mundo en el peor mercado del mundo?’”. Curyer tiene la esperanza de obtener el permiso final que necesita para construir la mina a finales de este año. Si no, a principios de 2025. Las palas entrarán en acción, dice, la semana siguiente.

La Información
La Información

Diario económico de referencia en España que te ayuda a entender la economía y tomar las mejores decisiones para tus finanzas

Mostrar comentarios

Códigos Descuento