Efecto divisa

El activo que protege de la caída conjunta de acciones y bonos con los tipos altos

Paneles de mercados en la Bolsa de Madrid.
Paneles de mercados en la Bolsa de Madrid.
Europa Press
Paneles de mercados en la Bolsa de Madrid.

La cartera 60/40 ha sido la elección preferida de los inversores durante mucho tiempo, y por una buena razón. Esta estrategia, que consiste en combinar un 60% la cartera de inversión en acciones y un 40% en bonos, ha obtenido una rentabilidad media del 9,3% anual hasta finales de 2022, según Dow Jones Market Data. En este periodo, los bonos obtenían generalmente un buen desempeño cuando las acciones no lo lograban, lo que hacía que mantener una combinación equilibrada de ambos resultara en una cartera más estable con mejores rendimientos ajustados al riesgo.

Sin embargo, la pandemia cambió esta dinámica. En 2022, la alta inflación y los elevados tipos de interés afectaron tanto a las acciones como a los bonos, lo que llevó a la cartera 60/40 a experimentar sus mayores pérdidas en un siglo. Actualmente, la inflación se ha moderado, las acciones están resistiendo bien las altas tasas de interés y los bonos podrían beneficiarse de una posible disminución en las tasas. Sin embargo, la inflación podría ser más volátil de lo previsto y la amenaza de tasas de interés altas por un período prolongado aún persiste.

El IPC interanual de Estados Unidos de abril se ha moderado una décima, al pasar del 3,5% al 3,4%, mientras que la subyacente ha frenado dos décimas, desde el 3,8% hasta el 3,6%. A pesar de esta desaceleración, los niveles de inflación se mantienen lejos del objetivo próximo al 2% establecido por la Fed, una circunstancia que, según Pimco, la mayor gestora de renta fija, podría mantener el retraso en el inicio de las bajadas de los tipos de interés: “La Fed retrasará los recortes de tipos hasta que observe una desaceleración más sostenida de la inflación, lo que significa que en 2024 existe la posibilidad de que la Fed mantengan los tipos”.

Los últimos datos han favorecido el retroceso en las rentabilidades de los bonos y el dólar, pero la caída del dólar (un 1,7 % desde el 16 de abril) podría ser solo temporal y podría beneficiarse de diferenciales de tasas de interés más amplios a su favor, según Julius Baer. La firma suiza, mantiene una previsión a corto plazo de un dólar más fuerte, con una estimación del EUR/USD en 1,04.

Dólar estadounidense: el verdadero activo refugio

En este contexto, es dónde entra en escena el dólar estadounidense. Según Goldman Sachs, el dólar puede cubrir eficazmente la cartera 60/40 cuando los bonos pierden sus beneficios de diversificación frente a las acciones. Desde 2022, el índice dólar DXY (que mide el valor del dólar frente a una cesta ponderada de monedas) ha demostrado ser una cobertura efectiva, ya que tiende a moverse en la dirección opuesta cuando las acciones y los bonos están altamente correlacionados.

Además de la reputación del dólar como refugio seguro cuando las acciones y los bonos caen al mismo tiempo, hay otra razón por la que los inversores han estado apostando por el dólar. La economía estadounidense ha superado a otras, lo que ha llevado a la Fed a aumentar las tasas de interés más rápidamente y, en las circunstancias actuales, a mantenerlas más altas por más tiempo que otros bancos centrales. Este proceso hace que los activos estadounidenses sean más atractivos y, como resultado, atrae a más inversores hacia el dólar, incrementando su valor.

Por lo tanto, si desea fortalecer su cartera 60/40, mantener dólares estadounidenses puede ser una opción a valorar. No hay garantía de que el dólar siga subiendo, pero ese es el costo de la protección adicional. En el mercado de fondos cotizados (ETF) existen diversas opciones como el WisdomTree Bloomberg US Dollar Bullish Fund (coste del 0,5%) y el Invesco DB US Dollar Index Bullish Fund (0,77%).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento