Una operación destacada

Telefónica confirma la negociación con Liberty para fusionar O2 pero no da plazo

Pallete Telefónica Junta General
Pallete Telefónica Junta General
José González
Pallete Telefónica Junta General

Telefónica ha confirmado este lunes las conversaciones con el grupo estadounidense Liberty para la fusión de su filial británica O2 con Virgin Media en Reino Unido. La operadora asegura a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en un hecho relevante que existen las conversaciones pero que aún no hay nada cerrado.

La operación fue adelantada el pasado viernes por la agencia de noticias Bloomberg. Acarreaba la fusión de las operaciones de ambas en el país. La operadora española trata de evitar la euforia, pues asegura que el proceso iniciado por ambas partes "se encuentra en fase de negociación, sin que puedan garantizarse ni los términos precisos ni la probabilidad de éxito del mismo". Los inversores han recibido bien el movimiento: las acciones suben más de un 3% este lunes.

Las primeras informaciones señalaban a que esta misma semana se presentaría el acuerdo entre los grupos presididos por José María Álvarez-Pallete y John Malone. De esta forma, la compañía española descarta ofrecer plazos concretos para ese cierre.

No hay ninguna posición oficial por parte de ninguno de los dos grupos, pero varios medios ya han apuntado posibles detalles de la fusión. El diario británico The Telegraph aseguraba que el formato elegido podría ser una 'joint venture' en la que Telefónica añadiría los activos de O2 a cambio de una cantidad de dinero que iría destinada a la reducción de la deuda financiera.

Por su parte, Bloomberg señalaba que esta transacción sería similar a la que protagonizaron Vodafone y Liberty en 2016. Las dos empresas combinaron sus negocios fijos y móviles en los Países Bajos para formar VodafoneZiggo. Se apuntaron sinergias de más de 200 millones de euros. Si esa proporción de ahorro se pudiera extrapolar a la fusión que ahora se negocia entre O2 y Virgin, significaría una cantidad muy importante basado en los ingresos combinados que sumaron 14.000 millones de dólares en 2019.

¿A la tercera la vencida?

Esta operación que hoy negocia la cúpula de la operadora española es el tercer intento en el último lustro para hacer líquida parte de sus activos en Reino Unido. La primera fue en 2015 cuando acordó la venta del 100% de O2 a Three UK, controlada por la hongkonesa Hutchison Holding. Esta fue cancelada por la Comisión Europea por el riesgo para la competencia en el país, tras lo cual hubo un tanteo (sin éxito) de Telefónica a la propia Liberty para hacer una fusión. La segunda fue dos años más tarde. En 2018 inició los trámites para sacar a bolsa la filial, aunque en octubre lo canceló ante las incertidumbres relacionadas con el Brexit.

Ahora vuelven las conversaciones para una fusión que traería, además, importantes sinergias operativas. O2 es un operador puramente móvil y Virgin Media tiene una sólida infraestructura de banda ancha. La unión de ambos permitiría una capacidad para ofrecer paquetes convergentes de conectividad (como hace la propia Telefónica en España con Fusión), lo que reduce de manera significativa la tasa de abandono de los clientes. No es la única ventaja. Unirían fuerzas también para el inminente despliegue de las redes ultarrápidas 5G, lo que permitiría una planificación más eficiente de la inversión.

Las cifras de los protagonistas

Virgin Media hoy tiene un negocio de televisión de pago en el mercado británico, con el que compite con Sky, y de banda ancha, en el que debe pelear con el antiguo monopolio British Telecom (BT Group), la propia Sky y otros. Cuenta con 5,9 millones de clientes de cable y 3,1 millones de clientes móviles.

O2, por su parte, fue una de las unidades más rentables para Telefónica. Se trataba, según el plan de acción de Álvarez-Pallete presentado en noviembre, de uno de los cuatro mercados prioritarios junto a España, Alemania y Brasil. Logró unos ingresos de 7.109 millones de euros en 2019 (un 4,7% más). Eso sí, el margen operativo fue el más bajo sólo por detrás del español, muy castigado por la provisión para el plan de bajas incentivadas aprobado para 2.600 empleados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento