Bajada de ingresos

El gigante chino ZTE cierra con acuerdo una regularización fiscal tras la inspección

La compañía incrementa los pagos al incluir la refacturación de servicios al grupo con un margen del 2% y la incorporación de los salarios de la cúpula en la base imponible al no ser deducibles.
ZTE sube ventas por el incremento de Digi.
El gigante chino ZTE cierra con acuerdo la regularización fiscal tras una inspección.
L.I.
ZTE sube ventas por el incremento de Digi.

ZTE el segundo gran fabricante chino de equipamiento de telecomunicaciones en España tras Huawei y un socio importante para operadoras como Telefónica. Y en el año 2023 cerró en conformidad una regularización fiscal impuesta por la Agencia Tributaria después de una inspección lanzada en el año 2022. Los inspectores plantearon un incremento el pago del Impuesto de Sociedades por varios conceptos. Los ingresos se volvieron a reducir un 24%. Insisten en que están trabajando en el cierre de dos proyectos con Digi y Onivia junto con otros que permitirán una recuperación a partir de este 2024.

Justo hace dos años, en el verano de 2022, ZTE España, la filial del gigante chino, recibió el aviso de una inspección del Impuesto sobre Sociedades, No Residentes y el IVA de periodos comprendidos entre 2017 y 2018. A finales de noviembre de 2023 concluyó el procedimiento, resultando diferentes regularizaciones fiscales para la empresa. Finalmente el grupo ha acabado firmando las actas de liquidación en conformidad, tal y como queda reflejado en la memoria anual de sus cuentas recientemente presentadas ante el Registro Mercantil y consultadas por La Información y en las que no queda precisada la cantidad exacta abonada.

La inspección regularizó varios aspectos del Impuesto sobre Sociedades. Consideró que la unidad global dedicada a Telefónica no sólo presta servicios para ZTE en España sino para el resto del grupo. Esto ha llevado a un "ajuste" en el tributo incluyendo la refacturación de los servicios con un margen del 2%. Además, la AEAT consideró que el método de margen bruto aplicado en los precios de transferencia en las transacciones con otras filiales no es adecuado pues es para "meros revendedores". Entiende que este no es el caso de la firma china en el país, pues consideran que la compañía presta servicios que añaden valor. En este sentido, calculan los nuevos rangos y realizan los cambios. Además, también consideran que las retribuciones satisfechas a los administradores no son deducibles.

No hay datos sobre cuál es el resultado específico de la inspección en el lado del Impuesto de Sociedades, pues la empresa lo omite en su informe. Pero sí que asegura en la memoria que la composición del gasto de 2023 por este tributo que grava los beneficios obtenidos es debido al resultado de la inspección fiscal llevada a cabo en el ejercicio. En total roza el millón de euros, que se suma a otros 726.000 euros de gasto registrado como impuesto diferido.

En el Impuesto de No Residentes y en el IVA, Hacienda mostró su conformidad con las declaraciones presentadas por lo que no se realizó regularización alguna. Hay que recordar que esta es la primera inspección relevante que recibe la compañía desde el año 2015. En esa ocasión no hubo prácticamente consecuencias y se centraron en áreas menores. En concreto, recibió dos investigaciones que acabaron sin sanción en censos y con un pago de apenas 1.500 euros en aduanas. A su rival Huawei, desde 2008 se le ha abierto investigación formal hasta en seis ocasiones.

Ha habido un cambio en el negocio declarado por la filial española que, previsiblemente, tiene que ver con la inspección. Al margen de la cifra neta de negocios, el capítulo de 'Otros Ingresos de Explotación' se ha disparado hasta los 6,7 millones de euros frente a los apenas 489.000 euros del ejercicio anterior. ¿La razón? Los gastos repercutidos por la prestación de servicios a la matriz ZTE Corporation. Estos eran servicios que estaban destinados a dar apoyo con la finalidad de aumentar las ventas en España. Además la otra consecuencia es la fuerte subida de las reservas con 13 millones más hasta los 20 millones.

Caída de ingresos

El pasado año el negocio de la compañía asiática se volvió a resentir en pleno despliegue de las redes ultrarrápidas 5G -para el que las operadoras de telecomunicaciones han prescindido de fabricantes chinos ante el riesgo regulatorio por la ley de ciberseguridad-. En concreto, las ventas volvieron a bajar de nuevo por debajo de la barrera de los 100 millones. Pasaron de los 115 millones de 2022 (que supusieron un 24% de subida) a los 89 millones, la cifra más baja desde el año de la pandemia. 

El recorte relevante es el que se ha registrado en la venta de equipamiento de red que ha pasado de 77 a 52 millones en un año. De todas formas, no se ha tocado suelo pues esto se produjo en 2018 cuando la facturación global se desplomó hasta los 37,8 millones. En cuanto a la plantilla, ésta se ha reducido desde los 121 trabajadores en 2022 a a los 105. Estas cifras siguen estando muy lejos de la propia Huawei.

Espera una recuperación

La empresa asegura que sigue trabajando en el cierre de varios proyectos con clientes que se han iniciado a finales de 2023 y principios de este ejercicio, tanto con la cuarta teleco (Digi) como con el operador neutro de fibra Onivia. Defiende que se están negociando otros con las mayores telecos cuyo efecto se verá reflejado este 2024. "La compañía sigue trabajando para conseguir nuevos acuerdos y la sociedad está colaborando en proyectos conjuntos para introducir la tecnología 5G en el mercado, generando los correspondientes ingresos a partir de los ejercicios siguientes", apunta.

En este contexto, el ministro para la Transformación Digital y de la Función Pública, José Luis Escrivá, ya aseguró el pasado mes de febrero que el Gobierno de España "no tiene ninguna intención de hacer ningún listado de proveedores de alto riesgo ni hay ningún marco europeo que se lo exija". Este era un proyecto que se contemplaba, sin ser obligatorio, dentro de la ley de ciberseguridad 5G para así poder vetarlas en los despliegues de red de las grandes telecos. Entre esos proveedores estarían ZTE y Huawei. 

Jesús Martínez

Periodista económico nacido en tierras andaluzas (Jaén, 1983). Me incorporé al equipo de La Información a principios del año 2018 para cubrir el sector de las telecomunicaciones, las startups y las grandes empresas tecnológicas. Anteriormente, me ocupé de la misma área informativa en el diario 'El Español' desde su fundación. Durante los años previos colaboré en diversos medios como 'El Confidencial', 'Expansión' y las revistas 'Forbes' o 'Emprendedores'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento