Seguridad Social e IVA

El dueño de Glovo eleva a 400 millones el pago máximo en multas por sus riders

Delivery Hero asumió una provisión de la española de 258 millones de euros ejecutada el año pasado después de resistirse. Admite que hasta junio la Inspección de Trabajo ha abierto varias investigaciones.

Glovo repartidor rider
El dueño de Glovo eleva a 400 millones el pago máximo en multas por riders y el IVA.
CONTACTO vía Europa Press
Glovo repartidor rider

Las nuevas investigaciones de la Inspección de Trabajo a Glovo podrían engordar de manera relevante la factura pendiente tanto con la Seguridad Social como con Hacienda. Delivery Hero, dueño alemán de la compañía española de entrega de comida a domicilio, eleva hasta los 400 millones los desembolsos máximos a los que se tendría que enfrentar en caso de que con la nueva ‘ley rider’ se calificaran como empleados (y no como autónomos) los miles de repartidores operativos en España. El grupo con sede en Berlín ya provisionó 258 millones de euros en sus cuentas vinculados con diferentes riesgos legales vinculados a la startup.

Durante los primeros seis meses del año, según admiten los germanos en su informe semestral recientemente presentado ante el regulador del país, las autoridades españolas iniciaron investigaciones respecto al modelo laboral basándose en la nueva ley -muchos de los pleitos y las grandes sanciones anunciadas por Trabajo se vinculaban a investigaciones previas a la normativa-. La compañía insiste en que la empresa está “cooperando” con la Inspección para afrontar sus preocupaciones. Pero ante sus accionistas se pone la venda de potenciales pagos extra si se determina que son ‘falsos autónomos’.

A finales del año pasado, tras incorporar la española a su perímetro con la compra del 100% de las acciones, había tenido que consolidar provisiones planteadas por Glovo de 258,7 millones. Los alemanes incluían este dinero en el capítulo de ‘Otras Provisiones’, dentro de los riesgos legales. Asegura que estas provisiones son asumidas en relación con la adquisición, como avanzó La Información. Ahora, el grupo explica que si las investigaciones en curso llevan a reclasificar a los repartidores como empleados, se podría enfrentar a pagos de entre 200 y 400 millones de euros.

En ese rango, que implica un incremento de más de 140 millones en el límite superior respecto a las provisiones cerradas, se incluyen tanto los pagos de cotizaciones de Seguridad Social no abonados y reclamados por la Inspección de Trabajo en las actas de liquidación, como las sanciones y otros pagos. A esto hay que sumar las reclamaciones por el Impuesto de Valor Añadido (IVA). Este último tiene también que ver con el modelo laboral. La Agencia Tributaria ha abierto investigaciones sobre este tributo deducido de las facturas de los repartidores. Delivery Hero admite en el informe que un resultado negativo de los procedimientos abiertos "podría ser objeto de revisión en los tribunales españoles". Por tanto, todo apunta a que dilatará los procesos con demandas ante los tribunales regionales, la Audiencia Nacional y el Supremo como ha ido sucediendo con las actas levantadas en la primera etapa de actividad.

Para contextualizar esa cifra máxima, hay que recordar que la valoración final de Glovo fue de en torno a 800 millones de euros. Delivery Hero pagó por el 50% de la empresa española apenas 400 millones de euros en julio del año pasado, cuando la transacción fue aprobada por los reguladores. Suponía prácticamente una tercera parte de lo fijado inicialmente, debido al fuerte ajuste de las acciones de los alemanes -el pago se hizo íntegramente en títulos-. La ausencia de lo que se conoce como ‘collar agreement’ en el acuerdo hizo que no hubiera un suelo en el precio de las acciones que se entregaban para la contraprestación pactada ocho meses antes.

De esas nuevas investigaciones de la Inspección aún no ha habido resultados. Las dos últimas sanciones relevantes, de 79 millones hace justo un año y de 52 millones en enero, se basaban en la regulación previa a la llamada 'ley rider'. Ésta última tomó forma a través de un decreto ley impulsado por el Ministerio de Trabajo que introducía una nueva disposición adicional sobre la presunción de laboralidad de las actividades de reparto o distribución en caso de que las empresas ejerzan "facultades de organización, dirección y control de forma directa, indirecta o implícita, mediante la gestión algorítmica del servicio o de las condiciones de trabajo, a través de una plataforma digital". Las grandes compañías del sector optaron por introducir cambios en su relación con los 'riders' -pero sin cambiar su estatus de autónomos- o poner sobre la mesa subcontrataciones. 

En el contrato de compraventa de Glovo firmado por Delivery Hero y los principales fondos y accionistas financieros en la Navidad de 2021 -que luego se hizo extensivo al resto de socios- se incluía un anexo grueso en el que se planteaban todos los casos legales abiertos. Tenía un centenar, entre los vinculados al modelo laboral, y otros por protección de datos y otras causas. Esa cifra se ha ido incrementando con estas nuevas inspecciones. Los alemanes incluyeron en el texto la posibilidad de tumbar el acuerdo en caso de que se descubrieran a posteriori contingencias jurídicas que supusieran el pago de más de 100 millones. Pero expresamente se excluían esos frentes ya sabidos de la ecuación, por lo que esto representaba un blindaje.

Los números de 2023

Al margen de las reservas para los pleitos laborales, Delivery Hero ya repartió 123 millones de euros procedentes del plan de 'stock options' de la cúpula y parte de la plantilla. Ahora, según queda reflejado en el informe del primer semestre de 2023, 414.000 'stock options' de la española se convirtieron en títulos de la cotizada (algo más de 285.000). El gasto registrado en cuentas es de 4,7 millones de euros durante ese periodo. Para lo que ellos establecen como 'Acuerdo para el Bonus de Acciones de Glovo' contemplan un gasto de 11,7 millones.

Como sucede con el resto de adquisiciones que ha ido completando la cotizada alemana, las cifras de Glovo ya consolidadas no se diferencian en los resultados. En la presentación de los datos del primer semestre del año, se limitan a asegurar que el crecimiento de los ingresos de todo el grupo hasta los 4.839 millones de euros está motivado no sólo por la mejora orgánica sino por la incorporación de Glovo al perímetro En el año 2022, último del que hubo cifras, mantuvo las pérdidas operativas en el entorno de los 300 millones de euros -los 'números rojos' netos alcanzaron los 475 millones en el ejercicio de la compra-.

Jesús Martínez

Periodista económico nacido en tierras andaluzas (Jaén, 1983). Me incorporé al equipo de La Información a principios del año 2018 para cubrir el sector de las telecomunicaciones, las startups y las grandes empresas tecnológicas. Anteriormente, me ocupé de la misma área informativa en el diario 'El Español' desde su fundación. Durante los años previos colaboré en diversos medios como 'El Confidencial', 'Expansión' y las revistas 'Forbes' o 'Emprendedores'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento