Pierde 790 millones en 2019, un 124% más

Dia insinúa una subida de ventas desde verano tras la jibarización en las tiendas

Ducharme es CEO de L1 Retail, presidente de X5 y de Dia.
Ducharme es CEO de L1 Retail, presidente de X5 y de Dia.
L. I. / Archivo / X5
Ducharme es CEO de L1 Retail, presidente de X5 y de Dia.

“Queremos transformar la compañía en el mejor tiempo posible. Sabemos lo que hay que hacer y cómo hacerlo, tenemos el equipo, el capital y la determinación para hacer esta transformación. Creemos que los signos positivos comenzarán a notarse en 2020”, explicó Enrique Weickert, director financiero de Dia, en la presentación solemne sin preguntas de los resultados anuales 2019 comandado por el presidente, Stephan Ducharme, y el consejero delegado, Karl-Heinz Holland.

El objetivo del mensaje de Dia pasa por escenificar el giro de 180 grados en el rumbo de la empresa y su ambiciosos plan de futuro cuando se alcance su “velocidad de crucero”: superar los 10.000 millones de euros en ventas netas anuales (un 40% por encima de su nivel actual), un margen bruto del 5%-6%, crecimiento de ventas comparables del 2%-3% y endeudamiento neto inferior a las 3 veces su ebitda.

No pone fecha para alcanzar sus objetivos, pero el punto de partida es siempre mejorable. Dia cerró 2019 con unas pérdidas de 790 millones de euros, un 124% más que el año anterior. Su Ebitda sin extraordinarios fue positivo de 34 millones, mientras que us ventas netas cayeron un 9,3%, hasta 6.870 millones. Sus comparables (like for like) -ventas en tienda que han permanecido abiertas durante doce meses- bajaron un 7,6%, con el mismo número de clientes (20 millones de tickets) aunque con una caída del gasto medio del 7%.

Lo más llamativo de la presentación fue un gráfico dibujado por la compañía tanto en la presentación a la prensa como a los analistas en el que se percibe una mejora de sus ventas comparables y en el número de tick#ets (clientes). Dia subraya que ambas han crecido en 10 puntos desde los mínimos de junio de 2019 e, incluso, el número de clientes se incrementó en diciembre respecto a enero. Dicho de otro modo: sus ventas comparables proyectan una “tendencia positiva” si bien la comparativa tiene algo de truco.

Más pequeña, menos oferta

Tras la peor crisis de su historia, los hombres de Fridman y Letterone que ahora gestionan la empresa han procedido a un jibarizar la empresa, cerrando las tiendas en pérdidas o poco rentables. De este modo, las tiendas comparables comienzan a mostrar solo a los mejores establecimientos de Dia. Solo el año pasado, Dia cerró 861 tiendas, el 10% del total, para cerrar en algo más de 6.600 establecimientos. “Estos cierres tendrán un impacto positivo derivado de la eliminación de su contribución negativa”, explica la empresa.

Otra de las claves es el proceso de reconversión de franquicias a tiendas propias que supuso la conversión de 385 tiendas. El impacto principal es un aumento de los gastos de personal y de gastos de explotación, así como en el reconocimiento de provisiones adicionales en cuentas a cobrar relacionadas. Dia también ha llevado a cabo otro proceso de adelgazamiento que comienzan a percibir los clientes: reducir el número de referencias y surtido de productos “en aras de conseguir una mayor simplificación, una mejora de la productividad y una mejor relación calidad-precio para los clientes”. Más allá de eso, la empresa también ha cerrado almacenes, eShopping o su formato Cash & Carry.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento