Más problemas legales

El calvario de empleados de Jeff: dos ERE en dos años y hasta 8 meses sin cobrar

La startup de franquicias anunció una ronda de casi 100 millones que no estaba cerrada con dos fondos internacionales. La compañía se ha negado a declarar concurso pese a la creciente deuda con la plantilla.

El consejero delegado de Jeff, Eloi Gómez.
El consejero delegado de Jeff, Eloi Gómez.
L.I.
El consejero delegado de Jeff, Eloi Gómez.

Dos años con dos expedientes de regulación de empleo (ERE) con casi 200 despidos y hasta ocho meses sin cobrar la nómina. La plantilla de Jeff, la startup de franquicias de lavanderías bajo demanda a domicilio y otros negocios ‘tradicionales’, vive un particular calvario en este tiempo después de que la compañía haya dejado de abonarle los salarios desde el pasado mes de septiembre. La cúpula directiva lo justifica en la falta de dinero procedente de una ronda con dos fondos asiáticos que se anunció oficialmente el pasado mes de marzo pero que realmente no se cerró. La compañía valenciana, que cuenta entre su accionariado al dueño alemán de Glovo y a otros grandes fondos nacionales e internacionales, ha decidido seguir adelante sin iniciar un preconcurso pese a la abultada deuda y los impagos acumulados.

Desde el pasado mes de septiembre, los pagos de las nóminas se suspendieron. La dirección de la compañía, con el consejero delegado, Eloi Gómez, al frente, lo justificó ante la falta del cierre de una ronda de financiación que se ha ido alargando en el tiempo. Desde ese momento, prácticamente todas las semanas el equipo directivo señalaba en comunicaciones internas a través de correo electrónico, un problema diferente. Primero fue la renegociación de los términos, con la revisión de alguna cláusula. Luego se apuntó que el Banco Central de Dubai, donde se sitúa uno de los inversores, había paralizado la salida del capital. Mientras tanto, había un goteo de salidas voluntarias de empleados. Para tratar de mantener a la plantilla, la compañía fijó una compensación de 1.000 euros por cada mes de retraso. Pero no se abonaban los salarios.

La empresa, pese a algunas reticencias internas, decidió comunicar oficialmente el cierre de la ronda a principios de febrero mientras a la plantilla le seguían dando detalles sobre los problemas con la ronda en comunicaciones internas. Una semana después, anunciaban que el dinero llegaría a mediados de ese mes procedente de los dos inversores: Prism y uno llamado Orra, que sumaban unos  100 millones de dólares. No llegó. Seguían justificándose con nuevas excusas como los problemas burocráticos con la normativa de blanqueo de capitales o el abono por parte del fondo de otras operaciones atascadas previas a la de la española. O incluso con la celebración de días festivos. Y continuamente aseguraban que sería en dos o tres días, tal y como queda reflejado en las decenas de comunicaciones por parte tanto de Gómez como de Carlos Ruiz, responsable de producto y tecnología. No se produjo. Mientras tanto, no se planteó ninguna transacción alternativa para lograr liquidez mientras llegaban los fondos y abonar las nóminas atrasadas.

Estos problemas afectaron también al segundo Expediente de Regulación de Empleo (ERE), según explican varias fuentes de la plantilla. En diciembre de 2022, ante los primeros atrasos en los desembolsos de los préstamos participativos de la ronda, arrancó el proceso de negociación de un despido colectivo. Las conversaciones con la plantilla estaban condicionadas a la recepción de los fondos. La plantilla esperaba que en marzo, fecha en la que se tenía que hacer efectiva la inyección de dinero, estuviera resuelto el problema de liquidez habida cuenta del compromiso público tras el anuncio de la ronda. Sin embargo, no fue así. Y en base al pacto alcanzado, los 103 de 157 empleados de la sociedad Mr Jeff Labs salieron sin recibir la indemnización. Muchos de estos trabajadores, al igual que otros que han ido saliendo en los meses anteriores, han presentado demandas en los juzgados, aunque los primeros juicios están programados para dentro de más de seis meses.

La última comunicación oficial de la empresa de la que este periódico tiene constancia es de ayer 13 de abril. Gómez Cal aseguraba una vez más ante el enfado interno de la plantilla que el dinero aún no se había transferido a la cuenta, como ya hiciera en otras muchas ocasiones. Apuntaba a que la transferencia "está en tránsito". Señalaba que buscaban obtener los detalles del código Swift del banco emisor de los inversores para clarificar la situación. Hasta el cierre de este artículo no ha habido ningún tipo de notificación oficial a la plantilla sobre cualquier tipo de novedad en este sentido.

Sin concurso

Hasta hoy, la compañía no ha planteado ningún tipo de alternativa a esta ronda infructuosa pese a los problemas acuciantes de liquidez para afrontar pagos tan relevantes como las nóminas. No se ha planteado el concurso voluntario de acreedores (o un preconcurso previo) para tratar de reordenar deudas y reorganizar el grupo. En caso del deudor, la ley concursal española le impone el deber de solicitar el procedimiento dentro de los dos meses siguientes a la fecha en la que "hubiera conocido o debido conocer la insolvencia". De acuerdo a la normativa, hay dos opciones: insolvencia actual, en el que la empresa no puede cumplir regularmente sus obligaciones exigibles, y la inminente en la que la compañía prevé que dentro de los tres meses siguientes no podrá cumplir regularmente. 

Pese a los acuciantes problemas y a la abultada deuda con la plantilla, la compañía no ha declarado concurso voluntario de acreedores

Tampoco se formalizó por el equipo gestor o el consejo ninguna alternativa de financiación como una ronda puente o deuda financiera para cubrir estos impagos mientras se recibía el dinero de los fondos. En muchos casos de operaciones que se retrasan durante un tiempo limitado se suelen establecer mecanismos para adelantar parte del dinero hasta que se formalice la entrega. Sea como sea, hoy existen empleados con hasta 8 mensualidades adeudadas. Una parte significativa de ellos ya no están en la compañía -tras el último ERE y otras salidas voluntarias-, pero siguen teniendo ese ‘agujero’. 

El segundo ERE

El ERE ejecutado el pasado mes de marzo, que dejaría la plantilla con apenas unas decenas de empleados, es el segundo que se ejecuta por la empresa, que venía arrastrando problemas económicos relevantes desde el estallido de la pandemia de la Covid. Tal y como comunicaron a la plantilla en la negociación de ese último despido colectivo en los primeros meses de este año, en 2021 las pérdidas consolidadas de todo el grupo se duplicaron hasta los 22 millones con unos ingresos de apenas 5,9 millones. -en 2019, las ventas eran de 9 millones y las pérdidas de casi 16-. Hasta octubre de 2022, la cifra de negocio era de 4,8 millones y las pérdidas superaban los 15,5 millones.

Pese a esos números, la empresa se lanzó a seguir creciendo en 2021, con decenas de aperturas de espacios tanto en su vertical de lavanderías como otros vinculados al deporte o al café. En el verano de ese año salieron al mercado para levantar más dinero con una presentación a inversores en la que hablaba de unos ingresos anualizados (lo que se conoce en el argot como ARR) de 15 millones de dólares para ese ejercicio. Sin embargo, ese año en su conjunto lo cerraron con algo menos de 6 millones de volumen neto de negocio, según sus propias cuentas presentadas a la plantilla. Se hablaba de valoraciones que se situaban entre 350 y 450 millones de dólares. Sin embargo, la operación relevante no se hizo pública. En algunas presentaciones enviadas a inversores se hablaba de que el americano Valor Equity Partners estaba en el accionariado, pero esta gestora no incluye a Jeff entre sus participadas. En el verano de 2022 se logró un primer acuerdo -los accionistas existentes ya habían aportado préstamos convertibles previamente- pero no se ha recibido el dinero en todo este tiempo.

Otros problemas legales

Estas dificultades financieras y con la plantilla se suman al frente legal que mantiene con centenares de franquiciados tanto en España como en Latinoamérica. La compañía ha ido recibiendo en los tres últimos años decenas de demandas en muchos de los mercados en los que está presente, como Colombia, México o Brasil. La mayoría están judicializadas. Tanto en el caso de México como el de Colombia, el caso ha llegado a las cámaras parlamentarias exigiendo investigaciones locales. En muchas de esas demandas se argumenta que no se cumplían condiciones prometidas por la compañía, como la rentabilidad a partir del sexto mes o la generación de pedidos a través de su app, que le permitían cobrar -como toda franquicia- un canon mensual.

La compañía tiene un accionariado con inversores muy relevantes. En las anteriores rondas han participado fondos nacionales como Mundi Ventures o All Iron Ventures, inversores como el propio Juan Roig (a través de su brazo inversor Angels Capital) junto con otros como el estadounidense FJ Labs, presente en numerosas startups españolas. A estos hay que sumar también el brazo de capital riesgo de Delivery Hero -el dueño alemán de la también española Glovo-, que aterrizó también en la firma. El reparto accionarial concreto es una incógnita, pues la empresa no presenta cuenta desde 2020. 

El consejo de administración de la compañía está presidido por Javier Rubio, con Eloi Gómez como consejero delegado. Como consejeros, según queda reflejado en el Registro Mercantil, se encuentran Aticus Corporate (José Javier Armendáriz, consejero delegado de Clave), John Nahm, Maxim Medvedev (del fondo AddVenture), los fondos españoles Alma Mundi y All Iron Ventures o Álvaro Gómez-Trenor (de la promotora valenciana Nalpa).

Jesús Martínez

Periodista económico nacido en tierras andaluzas (Jaén, 1983). Me incorporé al equipo de La Información a principios del año 2018 para cubrir el sector de las telecomunicaciones, las startups y las grandes empresas tecnológicas. Anteriormente, me ocupé de la misma área informativa en el diario 'El Español' desde su fundación. Durante los años previos colaboré en diversos medios como 'El Confidencial', 'Expansión' y las revistas 'Forbes' o 'Emprendedores'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento