Reportará directamente al consejo

Botín da poderes al CEO en Santander para ceñirse a la expectativa del BCE

El órgano de administración clarifica las tareas ejecutivas para José Antonio Álvarez con intención de distinguir las funciones de la presidenta y del consejero delegado.

jose antonio alvarez y ana botin
José Antonio Álvarez, CEO de Santander, y Ana Botin
Agencia EFE
jose antonio alvarez y ana botin

Banco Santander ha decidido alinearse lo máximo posible a la expectativa supervisora del Banco Central Europeo (BCE). El consejo de administración ha celebrado un cónclave este jueves para aprobar cambios relevantes al máximo nivel de gestión. El consejero delegado, José Antonio Álvarez, asumirá nuevas funciones ejecutivas y pasará a depender directamente del órgano de gestión. El grupo ha preparado este giro organizativo de la mano de la autoridad monetaria, de la que ya tiene el visto bueno. 

El organismo presidido por Christine Lagarde no ve con muy buenos el modelo de gobernanza de la banca española, por lo que Ana Botín y el resto del equipo quiere cumplir con un esquema que agrade a Fráncfort. Aunque durante los últimos años ha ido adaptando su estructura, todavía quedaba pendiente la asunción de mayores poderes ejecutivos por parte del CEO. En cualquier caso, la presidenta continuará como número uno y con competencias sobre estrategia. 

Banco Santander garantiza así la clara distinción en las funciones de la presidenta y del consejero delegado, y en línea con las mejores prácticas de gobierno. Álvarez reportará exclusivamente al consejo; y la comisión ejecutiva, presidida por la presidenta, seguirá garantizando la coordinación y fijando las prioridades como hasta ahora. Por su parte, las funciones de control continuarán teniendo acceso directo al órgano de administración y a sus comisiones.

Con estos cambios, Santander también pretende consolidar la gestión de los nuevos motores de crecimiento tecnológico, PagoNxt y Digital Consumer Bank, que se mantendrán bajo la responsabilidad de Botín. Mientras, las regiones, países y negocios globales reportarán al consejero delegado, Álvarez. De este modo, el grupo con sede en Boadilla del Monte quiere acelerar las iniciativas de transformación digital y seguir mejorando la ejecución operativa para aumentar la conectividad en todo el grupo con afán de convertirse en la mejor plataforma abierta de servicios financieros. 

De forma paralela, el consejo de administración de Banco Santander propondrá a la junta de accionistas el nombramiento de Germán de la Fuente, CEO de Deloitte hasta este mes de febrero, como nuevo consejero independiente. Se incorporará al consejo una vez que se obtengan todas las autorizaciones regulatorias. De la Fuente sustituirá a Álvaro de Souza, que ha sido consejero desde 2018 y fue presidente no ejecutivo de Santander Brasil de 2017 a 2021. El consejo de administración de Santander está compuesto por 15 miembros, de los que dos tercios son independientes.

Se verá con sus accionistas el 1 de abril 

En la misma reunión se han debatido otros asuntos, como la fecha de celebración de la junta de accionistas que finalmente tendrá lugar el próximo 1 de abril en la Ciudad Grupo Santander, a la que podrán acudir presencialmente o seguirla de forma telemática. En este encuentro, además de someter a aprobación el nuevo esquema de gobierno corporativo y el nombramiento del consejero independiente, pedirá el visto bueno sobre el reparto de un nuevo dividendo.  

La nueva retribución será en efectivo y de 5,15 céntimos por acción, pagadero a partir del 2 de mayo de 2022 como parte de una remuneración complementaria con cargo al ejercicio 2021, así como una segunda recompra de acciones por valor de 865 millones de euros que se lanzará una vez se obtengan las aprobaciones regulatorias correspondientes, cumpliendo así con el compromiso asumido a finales del año pasado cuando recuperó el dividendo tras el levantamiento del veto por parte del Banco Central Europeo (BCE). 

Banco Santander pagó un primer dividendo en efectivo a cuenta del ejercicio pasado de 4,85 céntimos en el cuarto trimestre de 2021, cuyo valor ascendió a 841 millones de euros. Por tanto, con el nuevo dividendo en efectivo y la nueva recompra de acciones, el capital repartido a los accionistas a cuenta del ejercicio 2021 será de unos 3.400 millones de euros, lo que equivale a una rentabilidad por dividendo del 7%, de acuerdo con el precio medio de la acción del banco  en 2021 que se situó en 3,01 euros. También se someterá a aprobación de la junta una autorización al consejo para reducir el capital social en circulación del grupo hasta un 10% mediante la compra y posterior amortización de acciones; por ejemplo, en el marco de posibles programas de recompra de acciones en el futuro. 

Banco Santander ganó 8.124 millones de euros en 2021. La entidad obtuvo este resultado atribuido al cierre del ejercicio frente a unas pérdidas de 8.771 millones del año anterior, cuando el banco realizó una actualización del fondo de comercio y de los activos fiscales diferidos (DTAs) sin efecto en caja. Con estas ganancias, el grupo que preside Ana Botín se situó ya a un 25% superior en euros corrientes al obtenido en 2019, antes de la pandemia. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento