Abogan por mantener ERTE e ICO

La banca deja recados al Gobierno y la UE y pide poner el foco en el turismo

Ana Botín (Santander), Carlos Torres (BBVA), Jordi Gual (Caixabank), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia), Josep Oliú (Sabadell) y José Luis Aguirre (Ibercaja) han participado en el foro de CEOE. 

Ana Botín, presidenta del Banco Santander
Ana Botín, presidenta del Banco Santander
Europa Press
Ana Botín, presidenta del Banco Santander

La banca lo tiene claro, en este momento hay que apoyar a las empresas y familias a través de colaboración público-privada. Esta idea ha sido una de las más repetidas por los grandes representantes de la banca española en el foro organizado por CEOE y que tiene por objeto poner en valor la opinión de la gran empresa de cara al futuro post-Covid. Ana Botín (Santander), Carlos Torres (BBVA), Jordi Gual (Caixabank), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia), Josep Oliú (Sabadell) y José Luis Aguirre (Ibercaja) han analizado la situación actual y propuesto ideas de cara a la recuperación. A la par, han enviado varios recados al Gobierno y a la Unión Europea, señalando labores pendientes y pidiendo que, en lo que a España se refiere, se ponga el foco en el turismo como sector más importante y la salvaguarda y generación de empleo. 

Pese al importante esfuerzo que se está llevando a cabo desde las entidades financieras de forma conjunta con el Estado para sacar adelante medidas concretas, algo que ha sido reconocido por los propios ponentes, desde el sector se mira con recelo algunas de las propuestas que han salido con fuerza a la palestra en las últimas semanas. En concreto, el sector aboga por la necesidad de una respuesta común de Europa que evite diferencias entre las empresas en función del país en el que estén domiciliadas, y ha dejado un recado directo a Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno, que tiene que ver con la intención, varias veces manifestada, de poner en marcha un impuesto a la banca. "Los bancos ya teníamos un problema de rentabilidad antes de esta crisis", decía José Ignacio Goirigolzarri, "tras el impacto, la situación no va a mejorar". En este sentido, el presidente de Bankia puso directamente el dedo en la llaga al decir que "es muy contraproducente que en esta situación se le pida al sector un esfuerzo adicional en forma de impuesto". "Si el sector no es rentable es un problema para toda la sociedad", los bancos estarán infracapitalizados y no podrán apoyar la recuperación económica del país.

Botín, presidenta de Banco Santander, ha sido la primera en tomar la palabra del sector, abriendo unas jornadas que sentarán la base de cara a los próximos días. La banquera apuntaba a la existencia de "un reto" al que se debe hacer frente de forma conjunta y que tiene por objeto "minimizar la recesión a la que nos ha arrastrado la crisis". El es que , "entre todos", se pueda "mantener el empleo". Botín ha puesto énfasis en la tercera etapa, que llegará una vez que se supere la actual, y tiene como fin lograr una renovación, volviendo a crecer "de forma sostenible". Para ello, la presidenta de Santander ha dekado varias recetas, todas ellas guiadas por un mismo camino, "si no somos exitosos en el corto plazo nos va a costar mucho serlo en el medio".

Su discurso ha ido directamente enfocado a dos sectores concretos, el turismo y la vivienda, en los que también coincidirían después varios de los directivos del sector. En el primer caso, y debido a la importancia que tiene sobre el PIB -aporta alrededor de un 12%-, Botín ha pedido que se tome en consideración tal relevancia y se ayude al sector a crear un mercado turístico "más sostenible, ecológico y de mayor cantidad". Con respecto al segundo punto, el inmobiliario residencial, la presidenta de Santander ha abogado por la creacion de un plan de vivienda sostenible para los jóvenes. "Es un hecho que los españoles por debajo de 35 años están desempleados o con contratos temporales de gran precariedad", señaló, a la vez que reseñaba que "fueron los grandes perdedores de la anterior crisis", algo que hay que evitar que vuelva a ocurrir. La propuesta, que ya "se está hablando en el sector", pasa por un plan de garantías públicas que sería un gran mecanismo de creación de empleo directo e indirecto, a la vez que mejoraría la convivencia intergeneracional. "Podríamos ayudar a crear más de 1.700.000 puestos de trabajo", ha señalado. 

"Ahora urge la reactivación de la economía, tenemos que aprender a vivir con el virus", señalaba Carlos Torres, presidente de BBVA y siguiente en tomar la palabra en un foro que reunirá a los grandes empresarios españoles durante varios días. En este sentido, ha abogado por mantener la ayuda a empresas rentables y a los cinco millones de personas que han perdido temporalmente su empleo, a la vez que ha aplaudido los ERTE, el Ingreso Mínimo Vital y las líneas ICO. "Los bancos hemos dado un paso al frente", ha sentenciado. Torres también ha tenido tiempo para dejar un recado a la Unión Europea al señalar la importancia de que "las empresas compitan en igualdad de condiciones" en un mercado común, abogando por "respuestas  iguales". "Necesitamos que este programa se active lo antes posible", ha señalado en relación a las medidas propuestas por la Comisión Europea. "Llegar tarde puede significar no llegar", ha reiterado. 

"Llegar tarde puede significar no llegar"

En este mismo sentido se ha manifestado Jordi Gual, presidente de Caixabank, con una visión positiva de lo que se está haciendo desde Europa para tratar de mitigar las consecuencias de la pandemia en la economía. "Ya tenemos encima de la mesa un paquete presupuestario muy significativo", señaló, afimando que cuenta con el apoyo franco alemán y el español "y yo confío en que saldrá adelante antes de verano". En cambio, reiteró la idea de Torres al decir que "es necesario que se mantenga el mercado único", "es crucial que no haya países que gocen de ventajas frente a otros" porque "si a Alemania le va bien, a España también".

Goirigolzarri, de Bankia, más allá de su crítica directa a un hipotético impuesto a la banca, ha abogado por avanzar en la Unión Bancaria, que es clave para la competitividad de las empresas nacionales, porque es la "única forma de asegurar similares condiciones de financiación de las empresas en todo el territorio europeo". "De otra forma, la nacionalidad de una empresa condicionará su coste de financiación y, por tanto, su competitividad", ha reiterado.

"Necesitamos un marco de actaución estable y previsible en todos los niveles", señaló Josep Oliú, presidente de Banco Sabadell. "Hemos aprendido que la colaboración entre lo público y lo privado, la banca y las empresas da equipos ganadores. La colaboración entre instituciones públicas e instituciones financieras debe mantenerse para que lo que tenga que realizarse como ayudas públicas se haga de una forma eficaz", ha reiterado. 

El último en tomar la palabra entre los principales líderes del sector financiero ha sido José Luis Aguirre, presidente de Ibercaja. El directivo ha pedido "diagnosticar los problemas de cada sector y darles confianza, sobre todo, al sector turístico por su pujanza a nivel europeo" a la par que aboga por recuperar la capacidad de aportar dividendos de la banca y la necesidad de homogeneizar las exigencias que se le imponen al sector en España y que, en su opinión, ahora está penalizada con respecto al del resto de la UE. "A igualdad de estructura de crédito y volumen, igualdad de exigencia de capital. Hoy España está ligeramente penalizada en esta situación y hay que corregirlo", ha reiterado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento