Reunión telemática de las organizaciones industriales

La alianza industrial pide a Calviño que coja el timón para ganar peso en Bruselas

Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos
Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos
EP
Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos

El director general de la patronal de la siderurgia Unesid, Andrés Barceló, lo tiene muy claro: "tener dos valedores ayuda más que tener uno". La idea es sencilla, pero esconde una de las claves del debate de estos días en el sector industrial. La gran industria quiere que la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos Nadia Calviño se implique en la búsqueda de medidas que salven al sector de la crisis. La cuestión es delicada porque el interlocutor natural de las grandes compañías industriales es el Ministerio de Industria de Reyes Maroto. Pero no es suficiente. 

La Alianza por la Competitividad de la Industria Española, de la que forman parte siete grandes organizaciones industriales -automóviles, papel, química, alimentación, cemento, refino y siderurgia- demanda medidas de apoyo que, en buena medida, necesitan el visto bueno de Bruselas. Y todas las miradas se dirigen a la vicepresidencia económica porque su titular, Nadia Calviño, conoce bien la burocracia comunitaria y está bien considerada tras desempeñar cargos de responsabilidad en la Comisión Europea y participar en asuntos espinosos como la reforma del sector financiero, el Brexit o el presupuesto de la UE.

La industria,explican fuentes de la Alianza, mantiene una interlocución fluida "y  continua" con el Ministerio de Industria de Reyes Maroto. Pero las empresas reclaman más acción. El ministerio que dirige Maroto, junto al de Transición Ecológica, aprobó recientemente el Estatuto del Consumidor Electrointesivo, para abaratar la factura energético de hasta 600 compañías que no ha acabado de gustar a la gran empresa.

Reunión telemática

La Alianza industrial, presidida en estos momentos por Unesid, y en la que se integran las organizaciones Anfac, AOP, Aspapel, Feique, Fiab, Oficemen y Unesid, va a celebrar en las próximas horas una reunión telemática para informar de la situación a los aliados y debatir las nuevas actuaciones a desarrollar en las próximas semanas ante la reanudación de la actividad.

Uno de los puntos del orden del día es la valoración de las reacciones suscitadas tras el comunicado hecho público por el sector esta misma semana y en el que reclamaban nuevas medidas de apoyo para rebajar la factura energética -suspensión del 7% a la generación eléctrica- y  del impulso de las actividades industriales y de la  construcción para que tiren de la economía. El camino, sostiene la alianza es adoptar "medidas urgentes que paralelamente estimulen la demanda y la competitividad de las empresas".

Las siete organizaciones respaldan la petición de más apoyo y más implicación de la cúpula del Gobierno. Lo hacen con números potentes.  Representan empresas que generan el 50% del Producto Industrial Bruto; 2,8 millones de empleos directos, indirectos e inducidos; el 50% de las exportaciones industriales y el 50% de las inversiones en I+D+i. 

La Alianza industrial está dirigida en la actualidad por Unesid, que  sustituyó a la patronal del cemento Oficemen por rotación alfabética. El próximo relevo será para la patronal de fabricantes de automóviles Anfac, un sector especialmente castigado por el parón de la economía y el comercio y por la regulación medioambiental de la Comisión Europea.

Anfac tiene ante sí un panorama complicado. La realidad es especialmente adversa para los fabricantes de coches porque ya venían de un año muy complicado. Un roto que tiene también una enorme dimensión para la economía española. El sector supone un 10% del producto interior bruto del país y es un motor para las exportaciones. El 82% de los vehículos fabricados en España se exportan. El consumo de energía refleja la debilidad de un mercado donde las matriculaciones de turismos y todoterrenos disminuyeron en 2019 por primera vez desde 2012, un 4,8% en comparación con el año anterior, hasta 1.258.260 unidades (63.177 menos), según datos de las asociaciones de fabricantes (Anfac), de vendedores (Ganvam) y de concesionarios (Faconauto).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento