Consumo eléctrico

Rehabilitación energética de una casa: qué es y cómo hacerlo para reducir la factura de la luz

Reducir la energía consumida en una vivienda es uno de los objetivos de muchas personas, y para conseguirlo uno de los primeros pasos es su rehabilitación energética. Así puedes hacerlo.
Rehabilitación energética
Rehabilitación energética
Freepik
Rehabilitación energética

Una de las prioridades para muchas familias es la de reducir el consumo energético en el hogar, tanto para poder reducir el coste de la factura de la luz como para contribuir a preservar el medioambiente. Para poder conseguirlo, lo primero que debe hacerse es llevar a cabo una rehabilitación energética de la vivienda.

Por rehabilitación energética de la vivienda se entiende al conjunto de acciones realizadas para reducir el consumo energético del inmueble, para lo cual es necesario realizar un análisis previo. En algunos casos incluso puede llevar a que se pueda disfrutar de una autosuficiencia.

Para poner en marcha estas acciones habrá que realizar, por tanto, una auditoría energética del inmueble, a través del cual se podrá conocer la situación y el uso que se le da a la energía, mostrando el impacto que tiene el consumo en el medio ambiente y cuánta energía se gasta en el hogar. Así, además se puede saber la calificación energética de la vivienda y las medidas a tomar para conseguir una mayor eficiencia del inmueble.

Una vez que se han obtenido los resultados, habrá que centrarse en rehabilitar todo aquello que impide que la vivienda sea eficiente, comenzando por el aislamiento, que consiste en la mejora de la protección térmica de la vivienda, principalmente por el tejado y la fachada, pero teniendo en cuenta otros puntos de la vivienda como puertas, ventanas…; y continuando con la estanqueidad, que tiene por finalidad el evitar las fugas de aire por rejillas o huecos de ventanas, por grietas en la pared, etcétera.

Además, habrá que efectuar acciones de mejora en ventilación, para disponer de un sistema adecuado que permita reducir la demanda de calor hasta en un 90%; e iluminación, siendo recomendable que se cuente con un sistema de alumbrado, optando por uno inteligente y buscando aprovechar la luz natural todo lo posible.

Para completar la rehabilitación energética de la vivienda, se aconseja la instalación de sistemas que favorezcan el empleo de energías renovables, recurriendo al uso de paneles solares, geotermia o aerotermia, entre otros, de manera que se pueda optimizar el consumo eléctrico.

Beneficios de la rehabilitación energética de la vivienda

Apostar por la rehabilitación energética en un inmueble aportará diferentes mejoras a la vivienda, entre las que se encuentra la más obvia, que es la reducción de la demanda y del consumo de energía, que se darán tanto en el inmueble como en el edificio en aquellos casos en las que las medidas a tomar sean comunitarias.

También supondrá una reducción del coste de la factura de la luz, así como una rebaja en las emisiones de CO₂, lo que favorece el poder combatir con el cambio climático, dado que se consigue un impacto positivo en la huella de carbono generada. Igualmente, proporcionan una mayor comodidad térmica y acústica, y favorece la producción de energía de fuentes renovables, lo que podría llevar al autoabastecimiento.

Además, las medidas adoptadas contribuirán a aumentar su valor en el mercado, lo que podría tener un beneficio en el caso de que en el futuro se quiera vender la vivienda. Una vivienda que cuente con estos indicadores de bienestar puede revalorizarse exponencialmente, por lo que invertir en la mejora energética hará que se valore positivamente el espacio en el que se reside. Por último, conviene recordar que existen diferentes ayudas fiscales que pueden ayudar a la hora de rehabilitar la vivienda a nivel energético.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento