Agradece las muestras de apoyo 

Pedro Sánchez sigue como presidente del Gobierno español "con más fuerza si cabe"

Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados
Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados
Agencia EFE
Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados
Pedro Sánchez confirma que sigue como presidente de España

Después de cinco días en vilo, Pedro Sánchez ha anunciado hoy lunes que sigue como presidente del Gobierno de España después del parón en toda su actividad para meditar sobre su continuidad en el cargo tras los ataques a su mujer por la investigación abierta en un juzgado de Madrid sobre su actividad profesional. "He decidido seguir, seguir con más fuerza si cabe, al frente de la Presidencia del Gobierno de España. No es un punto y seguido, es un punto y aparte", ha asegurado en una declaración institucional a las puertas del Palacio de la Moncloa. 

Sánchez se queda con una deuda pública de récord, de un 107,7% del Producto Interior Bruto (PIB) al cierre del pasado año 2023, lo cual supuso la cuarta cifra más alta de los países de la Unión Europea, sólo por detrás de Grecia,  con un 161,9%; Italia con un 137,3% y Francia, con el 110,6%, según los últimos datos de Eurostat. 

"Como saben, el pasado miércoles escribí una carta a toda la ciudadanía y en ella les planteaba si merecía la pena el acoso que desde hace diez años sufre mi familia a cambio de presidir el Gobierno de España". Con estas palabras, Sánchez ha comenzado su comparecencia -sin posibilidad de preguntas por parte de los medios de comunicación- y ha lamentado que estos "ataques indiscriminados a personas inocentes sustituyan el debate político". 

"Soy consciente de que he mostrado un sentimiento que en política no suele ser admisible y he reconocido que duele vivir esta situación, que no deseo a nadie", ha lamentado, para agregar que es importante "detenerse, reflexionar y decidir con claridad qué queremos hacer"... y Sánchez ha decidido continuar al frente de España: "He dado este paso por motivos personales y todo el mundo puede entenderlo como un motivo propio; esto no es una cuestión ideológica, estamos hablando de respeto, de situaciones que nos definen como sociedad", ha recalcado para remarcar que  "confundir libertad de expresión con libertad de difamación es una perversión democrática de desastrosas consecuencias".  Por lo tanto, la pregunta para Sánchez era "sencilla": "Queremos esto para España? Mi mujer y yo sabemos que esta campaña de descrédito no parará. Llevamos 10 años sufriéndola. Es grave, pero no es lo más relevante. Podemos con ella", ha remachado. 

Da las gracias por los apoyos 

Por otra parte, el presidente del Gobierno ha querido agradecer "de corazón todas las muestras de solidaridad y de empatía recibidas, de todos los ámbitos sociales", y ha destacado el apoyo que ha recibido por parte del PSOE. "En todo caso, gracias a esa movilización social que ha influido decisivamente en mi reflexión y que vuelvo a agradecer, quiero compartir con todos ustedes lo que finalmente he decidido". 

"Asumo ante ustedes mi compromiso de trabajar sin descanso, con firmeza y con serenidad por la regeneración pendiente de nuestra democracia y por el avance y la consolidación de derechos y de libertades. Asumo la decisión de continuar con más fuerza si cabe al frente de la presidencia del gobierno de España. Solo hay una manera de revertir esta situación. Que la mayoría social, como ha hecho estos cinco días, se movilice en una apuesta decidida por la dignidad y el sentido común, poniendo freno a la política de la vergüenza que llevamos demasiado tiempo sufriendo", ha recalcado. 

Y ha sentenciado que esta decisión no va del destino de un dirigente particular, ya que eso, según Sánchez, es lo de menos. "Se trata de decidir qué tipo de sociedad queremos ser", ha añadido antes de remarcar que España necesita una "reflexión colectiva", que ya ha empezado a hacer en estos cinco días. Para el también secretario general del Partido Socialista (PSOE), España lleva "demasiado tiempo dejando que el fango colonice impunemente" la vida política, "contaminándonos de prácticas tóxicas inimaginables". 

"Mi mujer y yo sabemos que esta campaña de descrédito no parará, pero podemos con ello"

Naturgy, Telefónica, Talgo... los retos de empresas estratégicas

Tras seguir Sánchez al frente de la Presidencia del Gobierno, se mantienen intactas las decisiones y los planes de Moncloa sobre tres de las grandes empresas estratégicas del país. Por un lado, está la intención de la firma de Emiratos Árabes Taqa para quedarse con una mayoría del capital de Naturgy, empresa de la que depende el suministro de gas a millones de hogares. El anuncio del presidente se da cuando uno de los accionistas mayoritarios españoles, Criteria, negocia con el Gobierno los posibles acuerdos que se pueden imponer a Taqa, para que su entrada en el capital de la gasista no suponga perder el control español en la toma de decisiones.

El proceso sobre la firma que dirige Francisco Reynés se produce, además, en un momento clave en la reconversión del sector energético español y su transición ecológica, auspiciada por Teresa Ribera, que va de camino a Bruselas, y liderada en los últimos meses directamente desde Moncloa en contacto bilateral con las grandes energéticas. 

Más allá de la energía y la banca, sectores clave para la economía española y en los que se prevén mantener los impuestos extraordinarios, el anuncio de Sánchez de mantenerse en el poder se produce cuando la SEPI está en pleno proceso de entrada en Telefónica, para alcanzar hasta un 10% de su capital con una inversión de 2.000 millones de euros, para compensar y mantener el control de la compañía ante la llegada de los árabes de STC, que se postulan como nuevos socios con un 9,9%. La operación debe pasar por el visto bueno del Ejecutivo, por ser también estratégica e implicar algunos procesos de investigación tecnológica claves para la defensa y la seguridad del país. 

Y en lo referente a las infraestructuras, además de todas las inversiones y operaciones en marcha para la red ferroviaria y de carreteras, Sánchez y su gobierno tienen el objetivo de encontrar un socio industrial para Talgo, algo que parece complicado y para lo que se ha pedido ayuda también a CriteriaCaixa. El objetivo es evitar que la empresa quede controlada por la oferta pública de adquisición (opa) que han lanzado los húngaros de Magyar Vagon, con capital público del ejecutivo de Viktor Orban. Ahora, la 'pelota' está en el tejado de Moncloa... y en la nueva 'etapa' de Sánchez. 

Paula Zumeta
Jefa Portada

Licenciada en Periodismo en la Universidad Complutense y con un Máster en Medios de Comunicación. Aprendí en el 'Periódico de Aragón' y llegué a 'Marca.com', donde me interesé por el mundo digital. Descubrí mi pasión por la profesión en las calles de Ceuta, donde trabajé durante varios años en un diario local. Ahora, soy jefa de Portada en La Información y me encargo de la actualidad económica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento