Según el CIS

Los jubilados y los parados votan al PSOE, mientras los estudiantes prefieren al PP

Pedro Sánchez petanca 3.0
Los jubilados y los parados votan al PSOE, mientras los estudiantes prefieren al PP. 
Agencia EFE | Fotograma de vídeo
Pedro Sánchez petanca 3.0

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha publicado un macrobarómetro a las puertas de que dé comienzo de manera oficial la campaña electoral de las elecciones municipales y autonómicas, en el que los ciudadanos han hecho balance de la legislatura y apuntado el sentido de su voto en las próximas citas en las urnas. Y el cómputo es agridulce para Moncloa, especialmente para el ala socialista, que no consigue conquistar a los votantes más jóvenes. Casi el 32% de los pensionistas encuestados sostienen que de celebrarse ahora unas elecciones generales votarían al PSOE, frente a un 24,9% que apoyaría al PP de Alberto Núñez Feijóo. Sin embargo, al poner el foco en los más jóvenes, la tendencia se invierte. Tan solo un 18,3% de los estudiantes respaldaría a Pedro Sánchez para que repitiese como presidente del Gobierno, mientras que un 21% confiaría en el líder de la oposición. 

A pesar de que a lo largo de la legislatura el Gobierno ha elevado el presupuesto destinado a becas en más de un 40%, ha lanzado el bono de alquiler y el cultural y ha subvencionado el precio de los transportes públicos, el PSOE pierde intención de voto en este grupo social en comparación con el recuerdo de voto de 2019, cuando el 13,6% de los estudiantes votaron al partido de Sánchez y un 7% apoyaron a la formación de centro-derecha que entonces estaba liderada por Pablo Casado. Ambos porcentajes son más reducidos porque hay que tener en cuenta que un 40% de los encuestados no había cumplido la mayoría de edad en 2o18, pero el PSOE le sacaba más de seis puntos de distancia al principal partido de la oposición. 

Sin embargo, de estos datos no se puede extraer que los jóvenes hayan dado un viraje a la derecha, dado que en términos generales la intención de voto a las principales formaciones de izquierda y centro-izquierda (PSOE, Unidas Podemos y Sumar) suma un 38,5% y el otro lado del arco parlamentario abarca un 32,9% (PP, Vox y Ciudadanos). Aunque la diferencia si es sustancial respecto a 2019, cuando el primer bloque aglutinaba más de la mitad del voto de los estudiantes y la derecha un 28,7%. No obstante, resulta llamativo que al ser preguntados por su intención de voto en las elecciones municipales, la mayoría de este grupo sí opte por el PSOE (19,6%) a pesar de que la distancia con el PP sea escasa, puesto que se sitúa en el 18,3%. 

La subida de las pensiones conquista a los mayores de 65

El escenario es bastante diferente en el caso de los pensionistas, grupo poblacional en el que la balanza se decanta claramente a favor de los socialistas, que reúnen casi un tercio de los apoyos (31,9%) logrando una ventaja considerable frente al PP que se sitúa en el 24,9% de intención de voto. No ha habido grandes cambios respecto al resultado de 2019, sin embargo, de acuerdo con el sondeo del CIS se aprecia que los populares recortan posiciones al reducir la distancia a la mitad -de casi 14 a 7-. El Gobierno ha llevado a cabo este año una subida del 8,5% en las pensiones contributivas y de un 15% en las no contributivas. Y en la legislatura se ha elevado el gasto destinado a estas ayudas en un 4,8%, lo que ha roto con la senda de austeridad impuesta por el PP con la reforma de pensiones de 2013 que aplicaba una subida del 0,25% por año. 

La derogación de esta norma, o más bien, su reforma integral, ha sido una de las fijaciones del Ejecutivo que ha terminado por concretarse en el último año de legislatura tras meses de negociaciones entre el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, las fuerzas progresistas del Congreso y la Comisión Europea. Sin embargo, la modificación no ha estado de exenta de críticas que apuntan a una ruptura del pacto intergeneracional, por cargar la sostenibilidad del sistema de pensiones en un aumento de las cotizaciones a través del Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) -a pesar de que los jubilados son el único colectivo que no ha perdido poder adquisitivo desde el inicio de la crisis financiera-.

Además, desde la cartera de Trabajo y Economía Social se ha recuperado el subsidio destinado a mayores de 52 años que se encuentren en situación de desempleo -el último gobierno de Rajoy lo elevó a 55 años- y ampliado progresivamente la tasa de cobertura de las prestaciones que reciben las personas en paro, es decir, el porcentaje de su anterior sueldo que se cubre con el importe de la ayuda por desempleo. En 2022 este valor se situó en el 68,7% frente al 55,2% alcanzado en 2014, que todavía guarda una importante distancia con el 80% que se garantizaba en 2009. En su último informe, el Banco de España ha propuesto que esta se eleve, pero que se acorte el tiempo durante el que se puede recibir la prestación para incentivar la búsqueda de empleo. 

Un 10% de los parados votarían a Yolanda Díaz

El número de parados se situó en abril por debajo de los 2,8 millones de parados, el mejor dato en quince años, según reflejó el Ministerio encabezado por Yolanda Díaz, aunque menos de la mitad de este colectivo respaldaría a alguno de los partidos que integran el gobierno de coalición -incluyendo a Sumar- en el caso de que se celebrasen unas elecciones generales. Un 23,7% de ellos sostiene que elegiría la papeleta del PSOE, otro 10,1% optaría por la plataforma de la Ministra de Trabajo y solo un 5,7% votaría a Unidas Podemos. En contra, cerca de un 30% de los ciudadanos encuestados que estaban desempleados se decantarían por el PP, Vox o Ciudadanos en unos comicios generales. 

Noelia Casado

Periodista y politóloga por la URJC. Máster en Derecho Parlamentario, Elecciones y Estudios Legislativos. He pasado por las redacciones de elDiario.es y Europa Press antes de llegar a La Información, donde sigo la actualidad laboral.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento