A las puertas del Mundial 2030

Los grandes estadios del fútbol español se renuevan para exprimir el 'matchday'

Estadio Santiago Bernabéu nuevo
Los grandes estadios del fútbol español se renuevan para exprimir el 'matchday'. 
Real Madrid
Estadio Santiago Bernabéu nuevo

Intimidatorios, centenarios o festivos. Los estadios de fútbol han emprendido un proceso de transformación, con el capital de CVC o sin él, para acercarse más a un espacio de ocio para el aficionado que consiga transformar en ingresos el gran poder de atracción del deporte. Templos del fútbol español como el Santiago Bernabéu o el Camp Nou están ya en obras para acercarse a este modelo y equipos como el Sevilla FC o el Real Betis Balompié ya han presentado su plan para lavarle la cara a su campo de juego. Los tiempos se han apretado aún más tras el anuncio de que España será la sede, junto a Marruecos y Portugal, del Mundial de Fútbol hasta 2030.

Las reformas en los estadios prometen elevar los ingresos por matchday, aquellos vinculados a la celebración de un partido en el estadio. Estos ingresos van desde la venta de tickets a la de camisetas, comida y bebida y todos los ingresos por hospitality que pueda recaudar el estadio en día de partido. Entre los mayores clubes de fútbol de Europa consiguieron recaudar 1.400 millones de euros durante la temporada 2021/2022 en este tipo de ingresos, rescatando una fuente de recursos que había quedado bajo mínimos durante la pandemia, según el informe anual Money League realizado por Deloitte. Para veinte de estos grandes equipos, un 15% de sus ingresos proviene de esta partida.

La consultora inmobiliaria Cbre apunta en el informe Food & Beverage Tomorrow: F&B’s crucial role in the success of sports and entertainment complexes la necesidad de que los estadios cuenten cada vez más con espacios de hospitality para atraer a los aficionados. “Para mantenerse en cabeza, los equipos necesitan rentabilizar todos los aspectos de su negocio, especialmente durante los partidos”, aseguran desde la compañía estadounidense, que señala como ejemplo algunas franquicias deportivas del país que están ofreciendo a los aficionados “experiencias gastronómicas de primera calidad”.

También en este caso, los ingleses llevan la delantera. En la temporada 2021/2022, el Liverpool se convirtió en el primer equipo en alcanzar cien millones de ingresos por matchday y se espera que esta partida pueda seguir creciendo con la renovación de Anfield Road Stand, una reforma que se está alargando más de lo esperado pero que se espera que finalice durante esta temporada. Aunque la reforma de los estadios no sólo potencia los ingresos por matchday, sino los non-matchday, los procedentes de eventos no deportivos que se celebren en los estadios, como conciertos multitudinarios o eventos de comunidades.

Otro de los objetivos a la hora de reformar un estadio puede ser la construcción de espacios de usos mixtos alrededor del propio estadio, que puede albergar diferentes opciones de uso. “Los equipos y sus socios, como las autoridades locales, que proyectan nuevas sedes o renuevan las existentes se están centrando en planes de acceso que conecten el recinto con la comunidad vecina y permitan a los aficionados permanecer más tiempo antes y después de los eventos”, destacan desde Cbre. Un ejemplo de ello es el Chase Center de San Francisco (California) que está creando espacios de usos mixtos con espacios de oficina y vivienda en su proyecto. A su vez, si la actividad del estadio se traslada también al exterior, puede ser capaz de activar la economía de la zona puede atraer otros negocios. Pero, ¿se está trayendo este negocio a España?

La entrada de CVC en LaLiga dio el pistoletazo de salida a las reformas de los estadios, dando capital a los equipos para invertir en sus instalaciones. De hecho, en los próximos cinco años está previsto que se renueven el 40% de los estadios de la competición española, según aseguró Jaime Blanco, adjunto a la presidencia de LaLiga. Esta renovación en el fútbol español coincide con la carrera hacia el Mundial 2030, que se celebrará en España, Portugal y Marruecos, cuarenta años después del último lavado de cara de las infraestructuras deportivas de España con motivo del Mundial de 1982.

Obras en el Bernabéu y el Camp Nou 

Uno de los principales candidatos para alojar la final del mundial de 2030 es el Santiago Bernabéu. El estadio madrileño lleva en obras desde 2019 y, tras algunos retrasos, está ahora previsto que finalicen completamente en 2024. El cambio de imagen del estadio está impulsado por un techo retráctil que será capaz de abrirse y cerrarse de forma automática en veinte minutos y una fachada de acero donde se podrán proyectar imágenes. Otras de las principales novedades del estadio será su césped retráctil, que permitirá realizar otras actividades más allá del fútbol, y un videomarcador de 360 grados.

Con este nuevo equipamiento, el estadio quiere estar operativo durante todo el año para todo tipo de espectáculos y se calcula que podrá alojar hasta 65.000 personas en concierto. Por ahora, el Bernabéu ha sido el estadio elegido por la cantante estadounidense Taylor Swift para realizar su única parada en España. Este nuevo espacio de actividades ya tiene gestor. El grupo inversor Sixth Street y la compañía de entretenimiento estadounidense Legends han llegado a un acuerdo para hacerse con la gestión de los eventos durante los próximos veinte años a cambio de 360 millones de euros.

Este año han empezado también las obras en el Camp Nou, que se alargarán, si se cumplen los plazos previstos, hasta 2024. El estadio ampliará su aforo hasta 105.000 espectadores, buscando así más ingresos en los días de partido. Otros de los pilares de la reforma son la construcción de un techo retráctil, una pantalla gigante de 360 grados que rodeará las gradas y un anillo VIP entre la segunda y la tercera gradería.

Más allá de Barça y Madrid, equipos de primera como el Celta, el Cádiz o el Mallorca también están lavándole la cara a su estadio, intentando dar con la tecla para aumentar en ingresos y atraer más actividades más allá del fútbol. atraer más actividades más allá del fútbol. Otros equipos históricos, como el Real Zaragoza, buscan un acuerdo entre instituciones y sector privado de cara a la reforma de La Romareda para tener unas instalaciones a la altura de cualquier evento deportivo de alto nivel lo antes posible.

Que seamos capaces de atraer a los aficionados dos o tres horas antes al estadio es complicado por nuestra cultura, pero estamos trabajando en ello”, comentaba Blanco, adjunto a presidencia de LaLiga, el pasado mayo. Por ahora, la Real Federación Española de Fútbol tendrá que seleccionar que estadios que estarán en la lista para albergar el Mundial de 2030. Las condiciones de la Fifa son que sean campos de, al menos, 40.000 espectadores para la primera fase; 60.000 espectadores para las semifinales, y 80.000 para la final. Siguiendo esa regla, son sólo quince los que pasan el corte.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento