Con recursos del Estado

Los agentes sociales piden a Moncloa un fondo para resarcir los ERTE por el virus

  • Argumentan que debe ser el Estado el que cargue con la cuenta de las medidas preventivas para evitar la extensión del 'coronavirus' en las empresas.
Fotografía persona con mascarilla saliendo de hospital / EP
Fotografía persona con mascarilla saliendo de hospital / EP
Fotografía persona con mascarilla saliendo de hospital / EP

El esquema diseñado por el Gobierno carga al trabajador el coste de los tres primeros días de baja que sufra por haber sido diagnosticado con 'coronavirus' o por el mero hecho de haber sido aislado o afectado por una cuarentena decretada de forma preventiva por las autoridades sanitarias, en los que no percibirá ni un solo euro salvo que su convenio o contrato establezca algún tipo de compensación. Del cuarto al vigésimo día será la empresa la que cargue con la factura de garantizar el 60% del sueldo del trabajador enfermo, aislado o en cuarentena. Tanto unos como otros entienden que se trata de una circunstancia excepcional, que en algunos casos se derivará de medidas de prevención sanitaria adoptadas desde el Gobierno y que, por tanto, la factura derivada de ello debería ser soportada por los presupuestos del estado y en ningún caso ni por las empresas ni por los trabajadores.

Los agentes sociales ya se lo dejaron claro al Gobierno cuando éste les anunció que trataría esas lagunas de actividad que se pudieran derivar del combate al 'coronavirus' como bajas de incapacidad temporal por contingencias comunes, y no como incapacidades temporales por contingencias profesionales, lo que haría que el presupuesto de la Seguridad Social asumiera el coste de esos periodos de inactividad desde el minuto uno a través de las mutuas o el INSS. Según confirman varias fuentes del diálogo social, lo aceptaron porque era la solución jurídica más sencilla, porque así fue como se resolvió la cosa cuando la amenaza fue la 'gripe A' y porque se entendía que la dimensión del problema sería marginal. Pero el virus se extiende por España y la preocupación por que su alcance pueda ser relevante ha crecido.

Desde CEOE ya se ha deslizado la necesidad de habilitar algún tipo de ayuda de Estado para compensar a las empresas afectadas y el sindicato UGT lleva ya tiempo reclamando la constitución de un 'fondo de ayuda extraordinario', tal y como se ha hecho en Italia, para dar cobertura a la factura laboral que ya se está empezando a generar por el desplome de los suministros en determinados sectores y por las medidas preventivas de naturaleza sanitaria que se puedan adoptar para evitar la propagación del virus procedente de China.

Fuentes sindicales aseguran que en el ámbito del diálogo social ya ha comenzado a fraguarse un consenso en torno a la necesidad de reclamar con una sola voz al Ejecutivo lo que de momento ha ido reclamando cada uno por su lado: la habilitación de un fondo con recursos del Estado para sufragar la factura que se pueda generar por el coronavirus.

La publicación de la controvertida guía del Ministerio de Trabajo ha alimentado la petición de empresarios y sindicatos. El aval ministerial a la posibilidad de echar el cierre a empresas o ejecutar expedientes de regulación temporal de empleo como medida preventiva y para amortiguar los perjuicios causados por el desplome de la actividad en determinados ámbitos por las consecuencias del 'coronavirus': dificultades para recibir suministros procedentes de China, desplome del mercado de destino de la producción o caída de la demanda por el temor a un potencial contagio, como en el sector turístico o del transporte; ha puesto a las empresas en guardia, ha situado a los agentes sociales en un escenario de ERTE inminentes por esta situación y ha aconsejado redoblar la presión para obtener alguna de compensación del Estado.

En las últimas horas, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno ha abierto la puerta a la posibilidad de habilitar algún tipo de incentivo fiscal para suavizar el perjuicio derivado de la alerta sanitaria y fuentes del Gobierno también han abierto la puerta a establecer ayudas económicas por sectores si la situación va a peor.

Sin foro de diálogo permanente con los agentes sociales

Más allá de compensaciones económicas, los agentes sociales reclaman también un foro para poder participar en las deliberaciones y en la cadena de toma de decisiones sobre la lucha contra el coronavirus en el ámbito laboral. Empresarios y sindicatos no han ocultado su incomodidad porque el Ministerio de Trabajo haya difundido la famosa guía sin consultarles antes -se les remitió el documento la noche anterior a hacerlo público- y consideran que se debería crear una suerte de unidad permanente y comité para poder monitorizar de la forma más estrecha posible todas las situaciones que se vayan creando y que puedan afectar a la dimensión laboral.

Desde el Ministerio de Trabajo se remiten al 'timing' marcado desde Sanidad. Aseguran que España está todavía en fase de contención del virus y que solo en casa de que se pase a un estadío posterior se activaría la posibilidad de crear un comité en el que participara el diálogo social.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento