Histórico: el euríbor se pone en negativo, pero reduce tu hipoteca sólo un poquito

    • El índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas, el euríbor, ha quedado en el -0,002 por primera vez en la historia.
    • Los analistas preveían esta posibilidad desde hace tiempo, y no descartan que se mantenga así un tiempo largo.
El Banco de España confirma que el Euríbor bajó al 0,042% en enero y se sitúa por debajo del precio del dinero
El Banco de España confirma que el Euríbor bajó al 0,042% en enero y se sitúa por debajo del precio del dinero
El Banco de España confirma que el Euríbor bajó al 0,042% en enero y se sitúa por debajo del precio del dinero

Resulta algo tan insólito que muy pocos, por no decir nadie, preguntaron al firmar su hipoteca qué podía ocurrir si el euríbor, el índice del que dependen la mayoría de las hipotecas, se ponía en números rojos, o sea, en negativo. Que es justo lo que ha ocurrido hoy.

Este viernes 5 de febrero el euríbor ha quedado en el -0,002, y en negativo por primera vez en su historia. La media mensual de febrero todavía se sitúa ligeramente por encima (0,005) pero todo indica que el índice seguirá horadando el suelo poco a poco a lo largo del mes. Los expertos creen posible que el 29 de febrero nos encontremos con una tasa media también en números rojos.

¿Cómo ha sido posible este 'milagro' financiero? Porque el Banco Central Europeo, con Mario Draghi a la cabeza, sigue empeñado en inundar de dinero los mercados. Y lo hace porque una inflación a la baja, y después de haber pasado períodos de deflación, acarreaba un peligro incluso peor que un aumento desmesurada de precios: la bajada del consumo y la ralentización de una economía urgida de estímulos e impulsos.

Ya lo dijo el presidente del BCE a mediados de 2013, con unas palabras que muchos consideran verdaderos motores de la recuperación europea, y particularmente de la española: "Haré lo que haya que hacer preservar el euro, y, créanme, será suficiente". Para los buenos entendedores, esto significaba que ninguna institución ni país tendría problemas de dinero. Ahí estaría el BCE para prestarlo a un interés mínimo. Tan mínimo que ahora ocurre lo nunca visto: pedir un préstamo sale rentable. Y prestárselo al BCE, un poquitín caro. El mundo al revés.No, el banco no te dará dinero

"¿Eso quiere decir que, si estoy hipotecado, el banco me dará dinero?" Obviamente no, pero reducirá el precio te cobra tu entidad financiera por haberte concedido el crédito. Hagamos memoria:

Hemos dicho que casi todas las hipotecas españolas dependen del euríbor. A este índice, que entre los años 2000 y 2008 -época de expansión inmobiliaria y de concesión de préstamos hipotecarios- rondaba una media del 3,5%, se le sumaba el conocido como 'diferencial' que ofrecía cada entidad bancaria, esto es, el precio que cobra el banco por la concesión del préstamo.

A medida que fue aumentando la concesión de hipotecas, el precio de estas fue bajando hasta aproximarse al 1%. En momentos de máxima competitividad se llegaron a conceder hipotecas baratísimas, por debajo del 0,5%. Esta pequeña porción se sumaba al porcentaje que marcaba el euríbor. Euríbor más diferencial marcaba el precio de la hipoteca.

Pongamos un ejemplo: ahora que el euríbor está en negativo, y suponiendo que a finales de febrero pueda situarse en el -0,01%, la hipoteca con un diferencial bancario al 1% pagaría un poquito menos: un 0,99%. Eso así, a menos que en la hipoteca se haya firmado una cláusula suelo, o lo que es lo mismo: un precio mínimo de pago de la letra hipotecaria independiente de la bajada del euríbor.

En dinero contante y sonante, este -0,002% repercute en ununa cantidad muy pequeña para el importe medio de las hipotecas españolas, que en 2014 fue algo menos de 120.000 euros. La gran bajada del euríbor se produjo entre septiembre de 2008 y marzo de 2009, cuando descendió del 5,3% al 1,9%. Desde entonces lo hemos visto rondar el 1 por ciento hasta que en los últimos tiempos rompió esa cifra y se aproximó al suelo del 0%. A partir del verano de 2012, en plena crisis bancaria europea y con la prima de riesgo española disparada, se ha mantenido bajo ese rango mínimo. Pero nunca, hasta ayer, habíamos dejado de pagar dinero al BCE por nuestro crédito hipotecario. Es lo insólito del hecho que ha ocurrido hoy.

¿Durará mucho? Todo indica que se puede prolongar al menos durante este año. ¿Hasta qué límite? De momento se desconoce, pero estando en tasas inusualmente bajas, no se contempla la idea de que el margen de bajada pueda crecer mucho. Los hipotecados salen ganando y los bancos perdiendo, porque el beneficio por cada euro que prestan, ya de por sí bajo en los últimos tiempos, se reduce aún más. Tendrán que conceder más préstamos y arriesgarse en más operaciones si desean incrementar sus beneficios. Y eso, precisamente eso, es lo que quiere el BCE.

//

Mostrar comentarios

Códigos Descuento