Estafas en trabajos desde casa: ofertas fraudulentas y cómo detectarlas

Tratando de aprovecharse de la necesidad de muchas personas, han proliferado las estafas que tratan de llevar al engaño ofreciendo falsas ofertas de trabajo.
Una persona trabajando con un ordenador.
Una persona trabajando con un ordenador.
Pixabay/Mariakray
Una persona trabajando con un ordenador.

El ámbito laboral se ha convertido en un gran reclamo para los ciberdelincuentes, que se aprovechan tanto de las dificultades para el acceso al trabajo por parte de jóvenes, como de aquellos que llevan tiempo desempleados o no están satisfechos con su actividad profesional. Además, las nuevas profesiones digitales, que permiten trabajos desde casa, invitan a que los estafadores puedan promocionar ofertas fraudulentas con las que engañar a sus víctimas.

En países como España las ofertas de trabajo fraudulentas se han ido extendiendo cada vez más en los últimos tiempos y llegan a las potenciales víctimas a través de mensajes de texto (SMS), mediante apps de mensajería instantánea, por correo electrónico o incluso publicando falsas ofertas laborales en portales de anuncios o páginas web especializadas.

Las ofertas laborales fraudulentas pueden ser de dos tipos: falsas o ilícitas. Mientras que las primeras pueden tener como objetivo un beneficio económico directo o indirecto, o hacerse con información personal, en el caso de las segundas se busca camuflar otros actos delictivos, como el blanqueo de capitales, todo ello bajo la apariencia de trabajos legítimos.

Cómo detectar las ofertas laborales fraudulentas

Ante este tipo de ofertas laborales fraudulentas, la mejor forma de evitarlas es la prevención, para lo cual hay algunos elementos de sentido común a tener en cuenta para identificarlas. En este sentido, conviene desconfiar de todas las ofertas que parezcan demasiado buenas para ser ciertas, con salarios muy elevados sin apenas esfuerzos o sin requerir ningún tipo de experiencia o formación, así como en aquellas en las que no describen las tareas a realizar y se centran en la necesidad de tener una cuenta bancaria, entre otros.

Además, también hay otras señales que sirven para identificar este tipo de fraudes, como son las frases que invitan a una sensación de urgencia, como la existencia de puestos limitados o que se solicite un CV lo antes posible. También es habitual que se ofrezcan puestos de trabajo con pocas responsabilidades y muy bien remunerados para atraer a los candidatos.

Otra clara señal que nos encontramos ante un fraude se encuentra cuando en las ofertas fraudulentas se pide un pago para comenzar a trabajar, aludiendo gastos de gestión o documentación para recibir el material con el que comenzar a trabajar. Una variante surge en aquellos casos en los que no se pide el dinero de forma directa, pero se envía a la víctima un SMS en el que se asegura que se ha tratado de contactar sin éxito con la víctima, facilitando un número de teléfono que en realidad es una línea de tarificación especial.

En otros casos no se solicita dinero, pero sí datos personales desde el comienzo del proceso, como el DNI, número de afiliación a la seguridad social, cuenta bancaria…, cuando se trata de unos datos que no se solicitan hasta el momento de formalizar el contrato, tras el proceso de selección y varios contactos con la empresa que recluta al trabajador.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento