Seguridad de suministro

España corre el riesgo de aumentar las horas en las que la generación eléctrica no cubra la demanda

El informe ENTSO-E señala que, de no desarrollarse los mercados de capacidad en España, para el 2025 el 'Loss Of Load Expectation' se incrementaría hasta 6,7 horas al año, lo que no significa que el país vaya a sufrir apagones.
Montaje generación eléctrica.
España afronta un aumento de las horas en las que la generación eléctrica no cubra la demanda.
Montaje: Nerea de Bilbao
Montaje generación eléctrica.

España corre el riesgo de duplicar el objetivo de fiabilidad del sistema eléctrico. Según los estándares europeos, un sistema que garantice la seguridad de suministro debe contar con un índice de  fiabilidad menor de tres horas al año. No obstante, según el informe de ENTSO-E (asociación europea de los gestores de transporte), de no desarrollarse los mercados de capacidad en España, para el 2025 el número esperado de horas al año en el que el parque de generación de electricidad no puede satisfacer la demanda se elevaría hasta 6,7 -Red Eléctrica las sitúa en 6,2-, duplicando el máximo estándar.

En su análisis sobre la reforma del mercado eléctrico de la Unión Europea, la consultora EY pone de manifiesto que un 'mix' eléctrico con alta penetración renovable hacia el que avanza -y del que ya goza- España debe llevar asociado la necesidad de una importante capacidad de soporte para hacer frente a la intermitencia. Destaca que los ciclos combinados de gas natural han tomado un papel relevante como mecanismo de respaldo a la intermitencia renovable. El PNIEC, cuya su versión definitiva se está ultimando y el Gobierno tiene que enviar a Bruselas antes de que finalice junio, también cuenta con la potencia actual del parque hasta 2030.

"La aprobación cuanto antes de los mercados de capacidad en España, algo sobre lo que la Administración ya está trabajando, es esencial para evitar los problema de fiabilidad del sistema eléctrico analizados por ENTSO-E y Red Eléctrica a partir de 2025 y para cumplir el objetivo previsto en el PNIEC de 22 gigavatios de almacenamiento para 2030", señala a La Información el socio de sectores regulados, análisis económicos y sostenibilidad en EY, Antonio Hernández.

Asimismo, desde EY ponen de manifiesto que el incremento renovable debe ir acompañado de almacenamiento y una mayor flexibilidad del sistema. "Los mecanismos de capacidad tienen que garantizar que las tecnologías de respaldo puedan contribuir a este fin esencial, evitando su cierre por falta de viabilidad económica", señala el documento. Tanto del sector gasista como del almacenamiento esperan como agua de mayo la puesta en marcha de este mecanismo, que aún está a la espera del aprobado en Bruselas. 

Apoyo de los Estados a las centrales eléctricas

Dicho de otra manera, los mecanismos de capacidad son medidas de apoyo que los Estado miembros pueden introducir para remunerar a las centrales eléctricas con el fin de garantizar la seguridad del suministro de electricidad a medio y largo plazo. No obstante, cuando un Gobierno confecciona un mecanismo de capacidad, debe ser analizado y aprobado por la Comisión Europea, en línea con la normativa de ayudas de Estado. 

Según EY, los mecanismos de capacidad deberían consolidarse bajo un diseño 'market wide', es decir, en el que puedan participar generación, demanda y almacenamiento valorándose su contribución a la flexibilidad y seguridad a los sistemas eléctricos, y no solo el almacenamiento y la gestión de la demanda; todo ello, sin descuidar las emisiones generadas y aplicando el principio de neutralidad tecnológica.

El Ministerio para la Transición Ecológica, acorde al Reglamento 2019/943, lanzó en abril de 2021 a consulta pública un Proyecto de Orden por el que se crea un mercado de capacidad en el sistema eléctrico español. Optó por un mecanismo competitivo de subastas, en las que podrán participar instalaciones de consumidores, de generación o almacenamiento (incluido el autoconsumo), siempre que cumplan los requisitos establecidos y aseguren su disponibilidad en los momentos de mayor estrés del sistema eléctrico peninsular.

También introdujo el principio de neutralidad tecnológica y un sistema centralizado en el que Red Eléctrica, en calidad de operador del sistema, contrate la potencia que se puede ofrecer en esos momentos de demanda punta. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) también emitió el respectivo informe, sin embargo, esta propuesta de orden ministerial aún no se ha aprobado -la invasión de Rusia a Ucrania cambió todo el panorama energético- y desde el sector instan a acelerar su tramitación. Asimismo, desde EY consideran que debe ampliarse los plazos de las subastas para los bombeos, debido a sus mayores requisitos de inversión, tal y como también recoge el regulador entre sus recomendaciones.

Mecanismos de protección

No obstante, hay que dejar claro que todo lo anterior no significa que España vaya a sufrir apagones, porque para eso hay una serie de mecanismos como el servicio de respuesta activa de la demanda -la antigua interrumpibilidad-. Este consiste en un servicio específico de balance del sistema eléctrico peninsular que se aplica en momentos puntuales para asegurar la continuidad del suministro en situaciones de escasez de energías de balance de activación manual en el sistema, como la reserva de sustitución y la regulación terciaria. 

El sistema eléctrico peninsular cuenta con cerca de 609 megavatios (MW) de respuesta activa de demanda para garantizar el equilibrio entre generación y demanda y mantener el adecuado nivel de reserva del sistema en caso de necesidad, asignados en la subasta que se celebró el 4 de diciembre de 2023 para el año en curso. Bajo este escenario, Red Eléctrica lleva años impulsando la participación de la demanda en los servicios de ajuste porque es una herramienta que ofrece una mayor flexibilidad a la operación del sistema e impulsa el proceso de descarbonización.

El servicio de respuesta activa de la demanda, que se activó el 22 de mayo por segunda vez desde 2023, es una herramienta que aporta flexibilidad extra a la operación del sistema eléctrico en los momentos puntuales de escasez de recursos en los que sea necesario ajustar la demanda a la producción. Países como Francia o Portugal, y más recientemente el Reino Unido, también cuentan con distintos mecanismos de reducción de la demanda similares. 

Antonio Martos Villar
Redactor de Energía

Graduado en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos, di mis primeros pasos en la agencia Europa Press para luego escribir en el periódico económico Cinco Días, donde me tocó hacer un curso intensivo sobre Energía. También he pasado por la redacción de The Objective y aprendí sobre finanzas en HelpMyCash. Ahora, formo parte de La Información.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento