De depósitos a fondos de inversión

Dónde tener el dinero fuera de la cuenta corriente: así rentabilizarás tus ahorros

Tener el dinero parado en la cuenta corriente es peor opción que nunca.
Tener el dinero parado en la cuenta corriente es peor opción que nunca.
La Información.
Tener el dinero parado en la cuenta corriente es peor opción que nunca.

Que los tipos de interés estén en negativo tiene su parte positiva y su parte negativa. La buena noticia reside en que los préstamos -incluidos, por supuesto, los hipotecarios- están más bajos que nunca: endeudarse nunca ha salido tan barato. Sin embargo, lo malo es que si por lo general encontrar rentabilidad sin riesgo es una tarea complicada ahora se vuelve prácticamente imposible. Tener el dinero parado en el banco, además, es peor opción que nunca, sobre todo, si los ahorros están depositados en una de las numerosas entidades que han empezado a cobrar a sus clientes por ello. Es el caso de Santander, Bankinter, Ibercaja, Bankia, Caixabank, o BBVA, entre otras.

Es cierto, que quedan excepciones en el mercado. Por ejemplo, MyInvestor, que aunque ha reducido recientemente sus ventajas, ofrece una remuneración del 1% TAE para los primeros 15.000 euros durante 12 meses, que se reduce al 0,1% TAE a partir del primer año. También destaca Renault Bank con su Cuenta Contigo, con la que se puede sumar un 0,65% TAE sin requisitos y sin comisiones. En todo caso, para lograr ese plus de rentabilidad sin recaer demasiado en el riesgo necesariamente hay que separarse de la cuenta bancaria.

Depósitos y seguros

Aunque los depósitos son, sin lugar a dudas, la opción menos atractiva en términos de rentabilidad, puede que convenzan a los inversores más conservadores. Ahora, de todos modos, no resultan una vía tan ominosa, ya que los bajos niveles de inflación juegan a su favor. Por poner algún ejemplo de depósitos con los que ganar algo de rentabilidad, Renault Bank ofrece un 1% TAE a dos años a partir de los 500 euros. Aunque lo cierto es que si para lograr rascar alguna décima más de rentabilidad la mejor alternativa es acudir fuera de España. La italiana Banca Progetto cuenta en su oferta con un depósito a 12 meses con una rentabilidad del 0,91% TAE; la checa J&T Banka permite sumar un 1,19% en dos años, y la eslovaca Privatbanka un 1,15% TAE en tres.

Otra opción de bajo riesgo -y por lo general también baja rentabilidad- son los seguros de ahorro. Se trata de instrumentos de ahorro que permiten aportaciones periódicas. Entre los más conocidos se encuentran los PIAS o los Unit Linked. Algunas entidades aportan una rentabilidad extra si se contratan otros productos asociados, como un seguro de vida o de salud.

Axa, por ejemplo, bonifica un 0,20% si se tiene una de las opciones contratadas y un 0,40% si se tienen ambas para un máximo de 20.000 euros. De todos modos, lo mejor que se puede hacer antes de decantarse por cualquier opción es comparar.

Fondos de inversión

Pero, si se pretende sumar algo más de rentabilidad necesariamente hay que tomar cierto riesgo. Al hacerlo siempre es conveniente tener presente un dogma: el tiempo juega a nuestro favor. Cuanto más tiempo se tenga invertido el dinero, menor riesgo de perderlo. Además, el interés compuesto jugará más a favor del montante ahorrado. En este terreno los fondos de inversión pueden resultar grandes aliados. Los hay para todos los gustos, de mayor y de menor riesgo. En esta última parcela, destacan los de renta fija a corto plazo o los de retorno absoluto. En el sector de la renta fija a corto plazo, el ING Direct Naranja Renta Fija aportó una rentabilidad en 2020 del 1,13%, mientras que en 2019 sumó un 1,97%. A doce meses logra un 1%.

En el campo de los fondos de retorno absoluto, el BNY Mellon Global Return, sumó una rentabilidad del 6,93% en 2020, algo menos que en 2019 cuando logró un 11,23%. A un año su rentabilidad es del 6,24%, muy cerca de la de tres años (6,36%). Para aquellos a los que además de la rentabilidad les preocupa la sostenibilidad, la entidad lanzó hace unos meses el BNY Mellon Sustainable Global Return, que de marzo a cierre de 2020 logró un 7,51%. Lo cierto, es que para lograr rentabilidad en este segmento, los inversores deben ser muy selectivos y cautelosos. En este sentido, contratar los servicios de un asesor financiero que nos oriente en el camino puede ser de mucha ayuda. Pero, como en todo, hay que comparar y elegir al profesional que mejor se adapte a las necesidades personales de cada uno. Finect permite hacerlo de manera gratuita a través de su servicio de búsqueda de asesores.

Otras alternativas

Otra opción sencilla y que requiere tomar poco riesgo son los pagarés bancarios. Un instrumento con el que las tornas cambian y es el cliente quien presta dinero al banco a cambio de que la entidad se comprometa a devolver el dinero en un plazo establecido con anterioridad.

Para ganar rentabilidad, siempre adecuándose al nivel de riesgo de cada perfil, otra alternativa son los roboadvisors. Se trata de un servicio automatizado que apoyado en un algoritmo configura una cartera teniendo en cuenta el perfil del inversor. Para ello invierte en fondos (normalmente indexados, ya que suponen un menor coste).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento