Conceptos clave para las futuras prestaciones

Diferencias entre la base reguladora y de cotización: ¿cuál determina la pensión?

Cuanto cuesta un trabajador a una empresa
Cuanto cuesta un trabajador a una empresa
Pixabay
Cuanto cuesta un trabajador a una empresa

Para calcular el importe de una prestación contributiva, bien por incapacidad, por jubilación o por desempleo, se utilizan dos conceptos fundamentales, la base de cotización y la base reguladora. Ambos términos no se deben confundir porque hacen referencia a conceptos diferentes y, de hecho, la base reguladora depende de la base de cotización. Para entender su distinción explicamos ambos términos. 

La base de cotización es la remuneración mensual bruta que cada trabajador recibe tanto en metálico como en especie con carácter mensual. Para computar esta base, además de los ingresos habituales de la nómina, se incluyen las pagas extraordinarias prorrateadas, las horas extra y las vacaciones retribuidas y no disfrutadas, si las hubiera. En cambio, otros gastos como de transporte o manutención no se incluyen para este cálculo.

No obstante, no computan la totalidad de los ingresos, sino que existen unos límites, topes máximos y mínimos, para las diferentes categorías que se establecen cada año en los Presupuestos Generales del Estado. En el caso de los autónomos, tienen libertad para elegir la base por la que cotizar. En la actualidad, deben elegir entre una base de cotización mínima de 944,40 euros al mes o una máxima de 4.070,10 euros. 

En función de cuál sea esta base de cotización se determinará las aportaciones en nombre de la empresa y en nombre del trabajador que dan derecho a las prestaciones que se reciben de la Seguridad Social: desempleo, jubilación o incapacidad temporal. Así, a mayor base de cotización, mayor será, por ejemplo, la pensión de jubilación que se obtenga en el momento de retirarse.

El carácter mensual de la base de cotización determina que este importe puede variar cada mes y a lo largo de la vida laboral un trabajador no tiene una única base de cotización. 

La base reguladora, por su parte, es un baremo para calcular las prestaciones a las que las cotizaciones dan derecho y se calcula a partir del conjunto de bases de cotización del beneficiario durante un período de tiempo determinado, aunque no esto no implica que la base de cotización y la reguladora sean equivalentes. Una vez se obtiene la base reguladora, ese importe determina la cuantía final de la prestación en función de un porcentaje (que determina la Seguridad Social acorde a otros factores). 

Diferentes formas de calcular la base reguladora

Pese a que en el cálculo de todas las prestaciones la base reguladora representa el mismo concepto, su obtención no se hace de la misma manera sino que varía según cuál sea la prestación. En concreto, en el caso de situación de desempleo, la base reguladora se obtiene a partir de la media de las bases de cotización de los 180 últimos días cotizados, sin tener en cuenta las horas extraordinarias.

La Seguridad Social determina que la base reguladora que determina la prestación por jubilación es el cociente que resulta de dividir por 322 las bases de cotización del interesado durante los 276 meses inmediatamente anteriores al del mes previo al del hecho causante. No obstante, esta fórmula solo es válida para 2020, ya que se le aplica una reforma progresiva con el objetivo de que finalmente en 2022 se dividan por 350 las bases de cotización de los últimos 300 meses del interesado. 

En cambio, la base reguladora que determina la prestación por incapacidad temporal resultará de dividir el importe de la base de cotización del trabajador en el mes anterior al de la fecha de iniciación de la incapacidad por el número de días a que dicha cotización se refiere (este divisor será concretamente: 30, si el trabajador tiene salario mensual; 30, 31 ó 28, 29 si tiene salario diario).

¿Cuánto tendrás al jubilarte ahorrando todos los meses?:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento