Derechos laborales 

Bruselas promete la regulación del teletrabajo y el derecho a la desconexión

Bruselas Comisión Europea
Bruselas Comisión Europea
CONTACTO vía Europa Press
Bruselas Comisión Europea

La Comisión Europea ya ha "iniciado el proceso" para regular el teletrabajo e implementar a escala comunitaria el derecho a la desconexión del trabajo con el objetivo de "apoyar la digitalización de la economía y garantizar unas condiciones laborales adecuadas", asegura el comisario europeo de Empleo y Derechos Sociales Nicholas Scmidht. En una conferencia organizada en Bruselas por el Parlamento Europeo, el representante del Ejecutivo comunitario afirmó que "hace falta una respuesta legislativa coherente", para que el hecho de trabajar a distancia no se traduzca en un aumento de la jornada laboral. 

El derecho a desconectar está aprobado en solo 4 países de los 27 de la Unión Europea, entre ellos España. "No hay ninguna razón por la que en algunos países este derecho exista y en otros se rechace, es importante establecer estos derechos a nivel europeo" dice Scmidht. Quién estimó que el teletrabajo "puede ayudar a conciliar responsabilidades laborales y familiares", también admitió que las administraciones deben "crear salvaguardas" para que esta practica no sobrecargue, en especial, a las mujeres, ya que, según recordó el comisario, ellas normalmente "deben asumir obligaciones adicionales de cuidados" en el ámbito doméstico.

Según los cálculos de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound), el 27 % de las personas que trabajan desde casa han tenido que trabajar, en algún momento de su vida, durante su tiempo libre. Esta misma agencia estima que, durante el primer confinamiento provocado por la pandemia de la Covid-19, uno de cada tres empleados de la Unión Europea (UE) tuvieron que trabajar desde casa. Unas cifras que, para el presidente del comité de Empleo y Asuntos Sociales del Parlamento Europeo, el eurodiputado Dragos Pilsaru, revelan un cambio de paradigma "en la forma de entender y de legislar el mercado laboral".

Según Pilsaru, la legislación comunitaria debe abordar "la brecha creciente entre los trabajos que se pueden hacer a distancia y los que no" y, en este sentido, prometió que el Parlamento Europeo "estará a la vanguardia del proceso para encontrar soluciones". Durante la conferencia, también intervinieron representantes de los agentes sociales de la UE, y tanto  los sindicatos como empresas, se mostraron abiertos a dialogar para llegar a un acuerdo en materia de teletrabajo y desconexión laboral.

Sin embargo, en su turno de palabra, el dirigente de asuntos sociales de la patronal europea Business Europe, Maxime Cerutti, advirtió de los peligros que, a su juicio, puede conllevar "un exceso de normas", ya que, según él, "las relaciones laborales deben basarse en las negociaciones entre empleadores y empleados".

En cambio, la secretaria general de la Confederación Europea de Sindicatos, Esther Lynch, defendió la necesidad de regular las condiciones del teletrabajo mediante una normativa "vinculante" que, a su juicio, debe de ser "en forma de directiva comunitaria". Según ella, esta nueva legislación debe otorgar a los empleados la última palabra para decidir si ellos quieren teletrabajar o no, y, en caso de hacerlo, considera que la norma también debe fijar la existencia de "pagos adicionales" por los gastos que conlleva trabajar desde casa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento