Encuesta de Población Activa (EPA)

El paro sube al 16,3% pese al espejismo de 570.000 empleos creados en verano

El tercer trimestre deja 355.000 nuevos parados, pero el número de horas trabajadas aumenta un 15% y la población activa se incrementa en 924.600 personas con el fin del confinamiento.

La Autoridad Fiscal advierte sobre una retirada masiva de incentivos en plena crisis
El paro sube al 16,3% pese al espejismo de 570.000 empleos creados en verano
Agencias
La Autoridad Fiscal advierte sobre una retirada masiva de incentivos en plena crisis

La tasa de paro escaló en el tercer trimestre del año hasta el 16,26% pese a la creación de más de medio millón de empleos. En concreto, entre los meses de julio y septiembre el número de ocupados creció en 569.600 personas, si bien hay que recordar que veníamos de destruir más de un millón de puestos de trabajo en el segundo trimestre del año por el cerrojazo de la economía para hacer frente a la pandemia. Con la relajación de las restricciones en verano se ha recuperado la mitad de esa pérdida, pero al mismo tiempo se han registrado 355.000 nuevos parados, según la Encuesta de Población Activa (EPA) que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por tanto, el mayor incremento trimestral del empleo de toda la serie histórica se 'mancha' con el aumento más intenso del paro desde el primer trimestre de 2012, en plena crisis financiera. En términos porcentuales se observa mejor el desbarajuste provocado por la Covid: mientras la ocupación crece un 3%, el desempleo se dispara un 10,5%. Además, en términos interanuales, el paro se ha incrementado en 508.500 personas (15,82%) y el empleo ha disminuido en 697.500 personas (un 3,51%). En total, la EPA refleja 19.176.900 ocupados y 3.722.900 parados.

Nuevamente, hay que tener en cuenta que la EPA está en parte 'dopada' por la metodología que no contabiliza a los afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) como parados, sino como ocupados. Si bien el INE aporta un dato relevante para este análisis, como son las ausencias del empleo por ERTE y paro parcial por razones técnicas o económicas, o enfermedad, accidente o incapacidad temporal, que se redujeron en el tercer trimestre con el inicio de la 'nueva normalidad', con lo que el número de horas trabajadas aumentó un 15% respecto al trimestre anterior, pese a ser un periodo típicamente vacacional.

Estadística también indica que "el final del confinamiento en junio va normalizando el comportamiento de la población activa, recuperándose el número de activos y disminuyendo, por tanto, el de las personas que están fuera del mercado de trabajo". En este sentido, el número de activos creció entre los meses de julio y septiembre en 924.600 personas, un 4,2% más respecto al trimestre anterior. Además, hay otro dato que se va normalizando, y es que el 10,30% de los ocupados (1.975.100) trabajaron desde su propio domicilio más de la mitad de los días, frente al 16,2% observado en el segundo trimestre.

Lo que sigue preocupando es la evolución de los hogares con todos sus miembros en paro, que subieron en 23.900 en el tercer trimestre, casi un 2,1% más respecto al trimestre anterior, hasta un total de 1.172.700. En el último año, estos hogares se han incrementado en 162.800, con un avance en términos relativos del 16%. Mientras, los hogares con todos sus integrantes ocupados bajaron en 54.300 entre julio y septiembre relación al trimestre anterior (-0,5%), hasta un total de 10.330.800 hogares. En términos interanuales, hay ahora 376.600 hogares menos con todos sus miembros ocupados que un año antes (-3,5%).

Y otro dato inquietante: la tasa de paro juvenil escaló hasta el 40,4% a cierre de septiembre, tasa ocho décimas superior a la del trimestre anterior (39,6%), y 8,8 puntos por encima de la de hace un año (31,6% en el tercer trimestre de 2019). De esta forma, la tasa de paro juvenil vuelve a sobrepasar el 40% tras aumentar el número de jóvenes en paro menores de 25 años en 112.200 personas en el tercer trimestre del año, lo que supone un 22% más respecto al trimestre anterior, situándose la cifra total de jóvenes en situación de desempleo en 622.400, su cifra más alta en cuatro años. Datos que vuelven a poner en evidencia el mayor impacto de esta crisis sobre la población joven en edad de trabajar.

Aun así, desde el Ministerio de Asuntos Económicos destacan que "se ha iniciado la recuperación gradual del empleo perdido en la primera mitad del año como consecuencia de los efectos que la pandemia del Covid-19 está teniendo sobre la economía". En esta línea, insisten en que "este trimestre se ha recuperado más de la mitad del empleo perdido en el trimestre anterior" y que "este proceso se ha producido en paralelo a la incorporación a sus puestos de trabajo de cerca del 80% de las personas que estaban en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs)". Según el INE, los ocupados que no han trabajado en la semana de referencia este trimestre (donde se enmarcan los ERTE) ascienden a 3.592.800, lo que supone 1.113.400 menos que en el trimestre anterior.

Por sectores, la ocupación aumentó en el tercer trimestre sobre todo en los Servicios (476.300 personas más), con el tímido intento del turismo por salvar la temporada de verano. Mientras, la Construcción sumó 80.300 ocupados y la Industria, 45.400. Del otro lado, el empleo en la Agricultura se redujo en  32.300 ocupados. Con los datos del INE, en el último año el empleo ha disminuido en todos los sectores, especialmente en los Servicios, con una bajada de 533.600, y en la Industria, con 128.100 menos.

Del lado del paro, se incrementó este trimestre en Agricultura (39.700 parados más) y en Servicios (21.300), mientras que disminuyó en Industria (–31.800) y Construcción (–12.300). El desempleo sigue aumentando con intensidad entre los que perdieron su puesto de trabajo hace más de un año, con 230.800, y entre los que buscan su primer empleo, en 107.300 personas.

Respecto al comportamiento regional, el paro subió en el tercer trimestre en todas las comunidades autónomas, menos en Baleares y Cantabria, y todas las regiones crearon empleo salvo Canarias, que destruyó 2.800 puestos de trabajo respecto al trimestre anterior. Así, los mayores incrementos trimestrales del desempleo se dieron en Canarias, que aumentó el número de parados en 47.800 personas, Andalucía (143.800 parados) y Murcia (19.300 parados). Por contra, solo se redujo el número de desempleados en Baleares (-9.200 personas) y en Cantabria (-2.200). Al mismo tiempo, los mayores incrementos trimestrales de la ocupación se dieron en Baleares, que creó 61.700 empleos, Cantabria (20.800) y Murcia (28.500).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento