Hasta el año 2030

La interconexión de la que reniega Francia ahorraría 364 millones anuales al sistema eléctrico europeo

Un informe de la asociación europea de los gestores de transporte (Entso-e) cuantifica el beneficio socioeconómico en 132 millones al año para cada una de las interconexiones a través de Navarra y Aragón.
Imagen de una torre eléctrica de alta tensión.
Imagen de una torre eléctrica de alta tensión.
Freepik
Imagen de una torre eléctrica de alta tensión.

La CNMC francesa (Commission de régulation de l'énergie) reniega de las interconexiones eléctricas transpirenaicas con España y a la misma vez lo hace del beneficio que supondría para el sistema eléctrico europeo en su conjunto. Un informe de la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Electricidad (Entso-e) cuantifica en 132 millones de euros el ahorro anual de costes para el sistema eléctrico europeo a 2030. 

La metodología cuenta con el aval de la propia Comisión Europea y esta cantidad es superior a la prevista en la vigente Planificación de Electricidad 2021-2026, porque cuando esta se publicó, el ahorro se estimaba en 93 millones de euros anuales. Por el contrario, el regulador francés asegura que los análisis de coste-beneficio que ha realizado no demuestran que los beneficios aportados por proyectos adicionales (al del golfo de Vizcaya) superen los costes, como publicó El Español-Invertia. 

Las fuentes consultadas advierten de que de no construirse finalmente ambas interconexiones se caería también el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) al no caber tantas renovables en España. Esto obligaría a incentivar la demanda interna. No obstante, hay que matizar que por ahora no es más que un informe de la Competencia gala y que, en todo caso, es una decisión que le corresponde al operador del sistema eléctrico galo, que es RTE. Las interconexiones en cuestión son las de Navarra-Landes y Aragón-Pirineos Atlánticos, ambas incluidas en los Proyectos de Interés Común (PIC) de la Unión Europea (UE).

El objetivo es alcanzar los 8.000 MW de intercambio

"Estos dos proyectos contemplan dos nuevas interconexiones entre España y Francia a través de los Pirineos, planteadas en la 'Declaración de Madrid' de marzo de 2015, con el objetivo de incrementar la capacidad de intercambio entre España y Francia hasta 8.000 MW. En la actualidad estos proyectos se encuentran en fase de definición y se prevé su puesta en servicio en el horizonte 2030", señala Red Eléctrica en su página web.

Las reticencias de Francia para no aumentar la interconexión eléctrica con España no son ninguna novedad, pese a que en lo peor de la crisis energética se convirtió en un país importador neto de electricidad por primera vez al tener gran parte de su parque nuclear parado. La electricidad, paradójicamente, se la compraba a España. Además, en septiembre del año pasado, ya vimos como dejaba fuera a España de lo que se podía denominar su mapa de 'solidaridad energética'. En concreto, apostaba por una ecuación en la que se surtiría de gas natural licuado (GNL) mediante buques metaneros para su posterior exportación a Alemania. Y también apostaba por importar electricidad de Italia.

La interconexión que sí sigue adelante es la que irá a través de un cable submarino por el Golfo de Vizcaya. El Ministerio para la Transición Ecológica otorgó en marzo a Red Eléctrica la autorización administrativa de construcción para la línea subterránea/submarina en corriente continua a 400 kV Gatika-Frontera Francesa, así como para la estación conversora alterna/ continua de Gatika y la línea de alimentación subterránea a 400 kV, como avanzó La Información.

Esta interconexión con el país vecino permitirá aumentar la capacidad de intercambio de electricidad desde los 2.800 megavatios (MW) actuales hasta los 5.000 MW. Según el Gobierno, esta nueva interconexión responde a la necesidad de un aumento de capacidad de intercambio entre España y Francia con objeto de disminuir el aislamiento del territorio nacional frente al resto del sistema europeo, aumentar la seguridad del sistema, facilitar la integración de energías renovables en el sistema ibérico y contribuir a que el Mercado Ibérico de la Electricidad forme parte del Mercado Interno de la Electricidad promovido por la Comisión Europea.

Sociedad conjunta para acometer el proyecto

Red Eléctrica y el gestor francés han formado una sociedad conjunta participada al 50% para el desarrollo de la interconexión, denominada Inelfe. Esta compañía es la responsable de la realización de los estudios, de la gestión del proyecto y de la construcción del enlace eléctrico. En total, tendrá unos 400 km de longitud, de los cuales 276 km serán de tramo submarino (94 km en España). Las subestaciones de Gatica (cerca de Bilbao) y de Cubnezais (cerca de Burdeos) contarán con una estación conversora que permitirá transformar la corriente alterna en continua y a esta nuevamente en alterna para conectarse a la red de transporte de electricidad de cada país.

La CNMC y la autoridad reguladora francesa adoptaron una decisión para revisar el reparto de la financiación del proyecto de interconexión tras encarecerse 1.000 millones más de lo previsto, hasta los 2.800 millones de euros. El coste del proyecto se dividirá inicialmente al 50% entre REE y RTE. Sin embargo, los sobrecostes previstos por encima de 2.390 millones de euros y hasta 2.700 millones de euros serán soportados en un 62,5% por la compañía española y en un 37,5%, por la francesa. El PNIEC, cuya versión definitiva debe enviarse a Bruselas antes de que termine junio, cuenta con que la interconexión esté terminada para finales de década. Red Eléctrica también prevé su puesta en servicio en el horizonte 2026-2027, aunque en el sector son escépticos tras el retraso que ya acumula.

Actualmente, la interconexión que permite intercambiar energía a España con el resto de los países miembros de la UE, excepto Portugal, se realiza a través de Francia y alcanza el 2,8%. Aun contando con la interconexión con el país vecino, se queda en un escaso 5%. El Ejecutivo comunitario recomendó a todos los países alcanzar ya en 2020 este mínimo del 10% y, actualmente, la meta establecida para 2030 se eleva al 15%. Todo ello con el objetivo de acabar con los sistemas aislados y promover una red unificada que permita un suministro eléctrico más seguro, limpio y económicamente eficiente. 

En este sentido, a España le quedan muchos deberes por hacer. El sistema eléctrico español está interconectado con el portugués (configurando el sistema eléctrico ibérico), con el del norte de África, a través de Marruecos, y con el sistema centroeuropeo, a través de la frontera con Francia. A su vez, este último está conectado con el de los países nórdicos, con el de los países del este de Europa y con las islas británicas, lo que conforma el mayor sistema eléctrico del mundo.

Antonio Martos Villar
Redactor de Energía

Graduado en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos, di mis primeros pasos en la agencia Europa Press para luego escribir en el periódico económico Cinco Días, donde me tocó hacer un curso intensivo sobre Energía. También he pasado por la redacción de The Objective y aprendí sobre finanzas en HelpMyCash. Ahora, formo parte de La Información.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento