Cumbre entre Trump y Kim
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, al comienzo de su cumbre en el Hotel Capella de la isla de Sentosa, en Singapur. KEVIN LIM / THE STRAITS TIMES / EFE

Que un asunto de importancia mundial no te estropee una buena broma. Eso ha debido pensar el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien le ha regalado a Kim Jong-Un un CD con una copia de la canción de Elton John Rocket Man (traducible por El hombre cohete).

La historia viene de antes de su histórico encuentro, dado que Donald Trump definió irónicamente al líder norcoreano como "little rocket man" ("little" significa "pequeño").

Durante su cumbre en Singapur para la desnuclearización de Corea del Norte el mes pasado, las formas y las relaciones entre los dos países fueron, a pesar del carácter de ambos mandatarios, más o menos protocolarios y oficiales.

Sin embargo, desde entonces, Trump aceptó suspender los ejercicios militares en la península de Corea, mientras que su homólogo norcoreano no sólo no ha empezado la proclamada desnuclearización, sino que varios observadores independientes han advertido la construcción de nuevas infraestructuras nucleares.

Tal y como desvela Chosun Ilbo, el Secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo ha llegado este viernes a Pyongyang de forma oficial —por tercera vez desde el apretón de manos— para tratar el tema nuclear como algo urgente. Aunque bajo el brazo traía el presente.

Según una fuente de Washington, "el CD de Rocket Man fue un tema de discusión durante el almuerzo de Trump con Kim. Kim mencionó que Trump se refirió a él como 'pequeño hombre cohete' cuando las tensiones se dispararon el año pasado después de una serie de pruebas nucleares y lanzamientos de misiles por parte de Corea del Norte".

Por lo visto, y antes de invitarle a EE UU, Trump le preguntó a Kim "si conocía la canción", a lo que Kim respondió negativamente. "Trump recordó la conversación y le dijo a Pompeo que tomara un CD con la canción para Kim. Según los informes, escribió una dedicaoria y lo firmó", finaliza.

Queda por saber cuál será el agradecimiento de Kim o, siquiera, si se lo habrá tomado con humor. Lo que es seguro es que Melania Trump no debe estar muy contenta: aún está esperando su regalo de cumpleaños después de que su marido dijera en abril que estaba "demasiado ocupado" para comprarlo.