Tristin Stewart es un joven irlandés de 15 años que fue diagnosticado con un tipo de cáncer muy agresivo en su pierna derecha en julio del año pasado. Los médicos le dijeron que, para extirparlo, tenían que amputarle la pierna por encima de la rodilla aunque le dieron la opción de utilizar una prótesis para que no perdiera tanta movilidad.

No obstante, los profesionales optaron por otra opción: realizarle una cirugía plástica de rotación, una operación revolucionaria que consiste en eliminar el trozo del hueso afectado por el cáncer y sustituir la articulación de la rodilla por la del tobillo. Así, el pie del chico volvió a ser colocado de manera inversa.

Gracias a este procedimiento, Tristin continúa teniendo movilidad. Además, el joven que vive en Tyrone (Irlanda del Norte), cuenta con una prótesis que se adhiere a su rodilla con la que ha vuelto a aprender a caminar.

"No me importaba cómo quedaría mi pierna tras la operación, solo quería volver a correr y sé que lo haré", dijo el joven que sueña con volver a jugar al fútbol a 'The Mirror'.