Un grupo de Huskies siberianos ha adoptado a la gatita Rosie, quien después de pasar un tiempo con ellos se cree perro. Los dueños rescataron a Rosie gravemente herida y desde entonces los pequeños animales lo hacen todo juntos: dormir, jugar, comer... y según explicó Thoa Bui, una de las dueñas de las mascotas a ABC News, Lilo, uno de los perros, sirvió como madre sustituta a Rosie. "Cuando la encontramos tenía solo tres semanas y estaba desnutrida, letárgica y moribunda", cuenta a la cadena norteamericana.

La familia se arriesgó a ponerla con Lilo y fue quien le salvó la vida. "Lilo no se apartó de Rosie durante horas. Ella la abrazó y la consoló hasta que estuvo mejor y lista para alimentarse finalmente mediante un botella". Incluso ha indicado que con el tiempo, Rosie intentó mamar de Lilo, un hito que Thoa considera que fue el principio de su relación madre-hija.

"Rosie empezó entonces a buscar a Lilo como guía y comenzó a imitar a los perros en todo". Además, añade que "Rosie es ahora parte de la manada".

La minina ha tomado muchos de los ragos de un Husky, "le encanta ir de excursión y no tiene miedo al agua, como el resto de gatos", explica Bui. "Cuando ve que Lilo y los perros salen para ir al baño, ella hace lo mismo. Cuando están atados para ir de paseo, Rosie se queda esperando a que le pongamos su correa para ir también". Es otra más. Y así lo muestran en su cuenta de instagram, que tiene más de 460.000 seguidores.

Throwback Thursday! Cause we haven't been hiking in awhile...😞 #WHPfriendship

Una publicación compartida de 🐕Lilo 🐕Infinity & 🐈Rosie (@lilothehusky) el