Aunque suene raro, los helados están en peligro. Se está volviendo cada vez más común que la gente acuda a los supermercados a abrir las tarrinas, lamerlas y luego volverlas a dejar en su sitio.

Estos vídeos suelen proceder de Estados Unidos, donde no tienen la típica segunda tapa de plástico o aluminio protegiendo el producto y avisando al cliente que lo compre de si ha sido abierto o no.

El último caso ha sido una chica de Texas que, entre carcajadas, ha cometido esta fechoría. Pero el vídeo se ha viralizado, sobre todo por las reacciones de desagrado que ha generado, y ha sido identificada. Ahora, la joven podría enfrentarse a 20 años de cárcel.

Sin embargo, estas no son las únicas medidas que se han tomado para evitar que se repita este tipo de actos, pues algunas tiendas están colocando guardias de seguridad extra para vigilar los congeladores.

"El único helado de Blue Bell que será lamido en Keller este fin de semana será aquel que sea correctamente comprado. Clark y el oficial Bryans están vigilando", comenta el cuerpo de seguridad de la ciudad de Keller en Texas junto al hashtag "#NoEnNuestraGuardia".

"El Walmart de Texas ha 'armado' a uno de sus empleados para que vigile los helados Blue Bell de las personas que los lamen", ha compartido el programa de noticias ABC13 Houston.

Pero, aunque parece que algunos de estos métodos son solo bromas, hay otros establecimientos que se lo están tomando más en serio, colocando candados en los congeladores o interruptores para que los empleados sean los que den el helado, como si fuera la vitrina del alcohol.

Las reacciones a estas medidas de seguridad tampoco tienen desperdicio, pues culpan a estos 'graciosillos' de llegar a estos límites. "Habéis hecho que comprar helado sea más difícil que comprar un arma", comenta una tuitera. "Voy a comenzar a lamer armas para ver si las ponen bajo llave como los helados", bromea otra usuaria.

Otros casos de este tipo de vandalismo

Desgraciadamente, la chica que fue identificada por esta gamberrada no ha sido la única. Algunos emulan estos vídeos, pues parece que se ha convertido en un (desagradable) reto viral, pero también los hay que han pasado a hacer lo mismo con otros productos.