Muchas personas padecen insomnio, de hecho, en algún momento de nuestras vidas todos hemos tenido un episodio de este tipo. Ser sonámbulo es una alteración de los problemas del sueño, pero si a esto le añades  tener conductas sexuales mientras dormimos tenemos 'un problema' que forma parte de las llamadas parasomnias o enfermedades del sueño.

Algunos expertos piensan que esto es más común de lo normal y recomiendan que en el caso de compartir la cama o el sueño con una persona que lo padece, nunca debemos despertar al afectado de su sueño erótico. El estrés, cansancio o problemas personales favorecen la aparición de este tipo de episodios eróticos en fase de letargo.

Se les caracteriza por masturbarse en plena fase del sueño, tener comportamientos lascivos e incluso llegar a mantener una relación sexual con la pareja sin acordarse al día siguiente absolutamente de nada. En el caso de tener una pareja sexualmente activa estará encantada de que te comportes así, pero si las conductas van a más y suponen un problema para los dos es necesario tratarlo con un profesional en la materia, bien sea un sexólogo o un psicólogo

Casos reales

No es difícil encontrar noticias donde los protagonistas de ellas sufren esta parasomnia. Por ejemplo, en 2009 un hombre fue acusado de violación  a una mujer que acogía en su casa. A la mañana siguiente, descubrió que ella había huido y él intentó ponerse en contacto pero era demasiado tarde. La chica le había denunciado. Años después, Stephen Lee Davis fue absuelto tras comprobar ante un tribunal que padecía sexomnia

Otra historia digna del apartado de sucesos es la pareja de Basingstoke (Hampshire), que descubrió de la noche a la mañana que estaba embarazada cuando comenzaba a realizarse las pruebas de fertilidad. Al ver que no cuadraban las cuentas, las cuales llevaba muy al día, corroboró que esa noche en la que ella estaba adormilada y su pareja totalmente dormido habían concebido al pequeño Lincoln.

Quizás os pueda parecer muy gracioso o una broma del destino, pero estas cosas pasan y tiene por qué ser agradable. Yo abogo por acudir a un profesional que nos ayude en la materia.