La fidelidad es uno de los pilares básicos de las relaciones entre las personas. Ser fiel significa ser honrado con la gente que quieres. La fidelidad no es un valor que emerge sólo en la pareja, también del resto de relaciones humanas. ¿Ser 'Sex friend' o 'Amigo con derecho a roce' exime de ser honrado con la otra parte? Por supuesto que no, ya que entra en juego otro valor igual o más importante que es el de la sinceridad.

Las parejas son como la religión. Un acto de fe. El amor es un sentimiento, algo intangible. El sexo por el contrario se toca, se huele, se ve e incluso se percibe a través de impulsos nerviosos cuando saltan chispas entre dos personas. 

Relación sin ataduras

En ocasiones, la atracción es palpable a nivel sexual y a nivel persona pero la llama del amor o el impulso al enamoramiento no aparece. Tienes la necesidad es estar con alguien pero no de atarte. Es aquí cuando un amigo se convierte en un sex friend: una persona con la que compartes la mayor parte de tu tiempo y cama, pero no tu fidelidad

El problema es cuando uno de los dos quiere ir más allá. Por suerte o por desgracia, y seguro que os ha ocurrido, existe un miedo a dar el paso para expresar que estás cansado de sentirte un 'amigo con derecho a roce' (no confundir con 'Pagafantas', de esto hablaré otro día). Es muy difícil que uno de los dos no caiga en las redes del amor cuando se está tan bien con alguien. 

El rechazo a sentirse atado por anteriores relaciones frustradas, el miedo a la infidelidad o que simplemente no sea el momento adecuado en la vida de uno para tener pareja pueden llegar a crear un rechazo que acabe con la relación de amistad que hay entre ambos.

Fecha de caducidad

Es cierto que todo tiene fecha de caducidad y que tarde o temprano la parte enamorada expresará sus sentimientos. Es muy complicado tener un Sex-Friend durante mucho tiempo. Los celos comienzan a apoderarse de uno de los dos cuando el otro no presta atención o se lía con otra persona. Hay quienes pueden vivir eternamente así por miedo a perder una amistad que seguramente no llegue a nada. Otros, sin embargo, consiguen con el tiempo ser la pareja del que ha sido su amigo con derecho a roce durante años

Mi consejo de hoy es que seamos sinceros, ya no sólo con nuestro sex friend, sino también con nosotros mismos. Partimos del no como respuesta ante una relación, pero esa negación ya la tenemos. Estamos al 50% de ser felices, honrados, sinceros y fieles con nuestra alma. 

Si al final obtenemos un sí por parte de la otra persona, todos contentos. Cuando la reacción es contraria, al menos habremos ganado en tiempo, aquel que no perderemos por alguien por el que no seremos amados nunca.