Yaeyama Style solo atenderá clientes extranjeros, los japoneses tienen prohibida la entrada
Yaeyama Style solo atenderá clientes extranjeros, los japoneses tienen prohibida la entrada. MARCO LEUNG / GOOGLE MAPS

Yaeyama Style es un restaurante de ramen de la isla de Ishigakijima, en Japón, al que solo pueden entrar clientes extranjeros. Y el motivo no es otro que las malas experiencias que ha tenido su propietario con los turistas japoneses a los que ha atendido.

Akio Arima, de 42 años, es el dueño de este local que ha prohibido la entrada a sus compatriotas desde este mes de julio hasta que acabe el verano. Otros años su local ha estado lleno y ahora los clientes han disminuido a causa de esta decisión. Pero a Akio no le importa perder dinero con tal de no aguantar la mala educación de los japoneses que visitan la ciudad.

"Los modales de los turistas japoneses han ido empeorando progresivamente año tras año, por lo que no permitiremos que los clientes japoneses cenen en nuestro restaurante hasta después de septiembre", dice el aviso del restaurante recogido por SoraNews24.

"Solo aceptamos clientes extranjeros. Pedimos disculpas a los japoneses locales y a los clientes que han comido aquí cada año y rogamos su colaboración", continúa el cartel. "Nuestra intención actual es reanudar el servicio normal a partir de octubre".

Existen muchos restaurantes que prohíben la entrada a clientes extranjeros por sus malas costumbres y mal comportamiento, sin embargo, Akio Arima opina todo lo contrario y ha decidido atender exclusivamente a los turistas de fuera de Japón.

Como el local es pequeño, su dueño exige que cada persona se pida un tazón de ramen como mínimo. Pero, según Akio, los japoneses se creen que "el cliente es Dios" y se saltan las normas: piden platos para compartir, traen comida y bebida de fuera o van acompañados de niños y bebés, reglas no permitidas en Yaeyama Style y que su propietario tiene debidamente indicadas con carteles.

"No tengo clientes. Ayer solo entraron dos. Como esperaba, muchas personas se han quejado de esta nueva medida. (...) Voy a seguir con ella por ahora y me tomaré un tiempo para relajarme y limpiar el restaurante", declaró el dueño del local.

Aun así, debido a las quejas y a que Akio Arima no considera que todos los japoneses sean maleducados, está considerando implementar un sistema de miembros para que algunos de sus compatriotas puedan comer en el local.