Esta historia comienza en abril de 2017, cuando el chico, de 24 años subió a Instagram una foto del Cristo de la Amargura, popularmente conocido como El Despojado, con su rostro, en el que destaca especialmente el piercing de la nariz.

La cofradía devota de este Cristo le pidió que la eliminara pero no lo hizo y decidieron resolver el caso en los tribunales. La fiscalía calificó el acto como "un manifiesto desprecio y mofa hacia la cofradía con propósito de ofender".

Este pasado miércoles se conoció la pena que finalmente fue impuesta al joven y parece que mucha gente no está de acuerdo y lo consideran una exageración. Por eso muchos se han unido en las redes sociales para solidarizarse con el autor creando nuevos fotomontajes y memes.

Incluso un exletrado del Tribunal Constitucional se ha unido alegando que el motivo de la multa le parecía una barbaridad y considerándolo una amenaza.

En el Intermedio se habló del tema y el Gran Wyoming decidió cambiar el cuerpo en vez de la cara.

----

Y la idea ha convencido a muchos, que han seguido su ejemplo.