Hay personas que sólo con oír la palabra matrimonio les sale urticaria. Pero no por el miedo al compromiso que implica estar casado, también por la falsa creencia de que en el momento que hay boda disminuye el sexo en la pareja. ¿Qué hay de cierto en ello?

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Nueva York afirma que tener pareja y convivir con ella aumentan las posibilidades de mantener relaciones sexuales respecto de las personas que no tienen ningún tipo de compromiso. La investigación asegura que se vive mejor y más feliz en pareja. El 45,8% de parejas estables encuestadas tenían sexo de 2 a 3 veces por semana mientras que sólo el 8 % de los singles igualaba esta cifra. 

Es cierto que viviendo en pareja y a pesar de la monotonía del día a día es más fácil tener sexo pues no hace falta salir a la calla para ''pillar cacho''. Por otro lado, ni estar en pareja ni mucho menos casado asegura hacer el amor a diario, aunque sí aumenta la calidad de las relaciones sexuales. Después de tiempo de convivencia cada una de las partes sabe de qué pie cojea su media naranja.

La siguiente pregunta sería, ¿practican menos sexo los casados o los que ya han tenido hijos?