Fukubukuros
Fukubukuros en una tienda de Tokio. Nesnad

Como cada año por Año Nuevo, se han vuelto a producir colas de cientos de japoneses a la espera de hacerse con una fukubukuro, una fiebre que no cesa con el paso del tiempo y que es ya una tradición en el país nipón.

Las fukubukuro no son otra cosa que bolsas de papel que esconden artículos misteriosos para el que la compra. Desde ropa a comida, todas guardan algo en su interior que el que las compra desconoce hasta que se hace con una de ellas, tal y como explican en la BBC.

El origen de la venta de estas 'bolsas de la suerte' comenzó como una forma que encontraron las tiendas de Japón de dar salida al excedente antiguo de cada año. Su éxito fue tal que muchas a lo largo de todo el país ya lo practican con motivo de la llegada del año nuevo, aunque en los últimos años se están alargando hasta final de mes.

Grandes cadenas como Starbucks y Armani también se están sumando a esta moda, sin la que muchos japoneses ya no entienden la llegada del nuevo año y que da una idea de la fiebre por el consumismo en Japón, un país en el que muchas empresas han adoptado medidas como dejar parte de los viernes libres para que los empleados puedan ir a realizar compras a grandes almacenes.

En el caso de las fukubukuro, suelen estar rellenas de productos de alta calidad y se venden con grandes descuentos. Su precio varía en función del establecimiento en el que se adquieran, yendo desde unos pocos euros a cientos.