PREGUNTA. Tengo novia, ella es de Canarias y yo de Zamora. Algunos piensan que es un amor pasajero, pero nos queremos desde hace años. El problema es que tengo miedo a sufrir por la distancia. ¿Debería dejarlo con ella o intentarlo?

Las relaciones de pareja a distancia dependen de la persona, la situación y el momento en el que te encuentres. Muchos factores influyen: si eres una persona celosa o no, si necesitas a diario el contacto con la pareja, si eres muy fogoso y quieres sexo todos los días...

Las redes sociales están propiciando este tipo de relaciones. Gracias a internet, todos estamos conectados a pesar de la distancia. Si la llama del amor ha surgido (como parece ser tu caso) y ya no se puede parar, es peor estar sufriendo por haberlo dejado que por estar juntos en la distancia. ¡Inténtalo, no pierdes nada!

PREGUNTA. ¿Por qué las relaciones entre personas con sobrepeso no siempre son satisfactorias?

Una persona con sobrepeso puede tener problemas cardíacos y respiratorios que le impidan realidad un ejercicio físico como el sexo. Hay que diferenciar entre tener sobrepeso y estar gordito. En el primero de los casos, nuestra salud está en peligro y lo primero que debemos hacer es acudir a un médico especializado en nutrición para que nos ayude con un régimen adecuado a nuestro problema.

Por otra parte, no todas las posturas sexuales teniendo sobrepeso se pueden realizar. Lo ideal es buscar aquella en la que ambos disfruten y sean capaces de tener una relación sexual placentera.

PREGUNTA. El otro día leí tu artículo sobre el posible riesgo cuando se usan tampones y la verdad es que he cogido un poco de miedo. ¿Qué riesgo real hay de contraer una enfermedad?

No tienes que coger miedo al uso de tampones, sino al mal uso de los mismos. Como ya comenté en el artículo, hay claves para evitar que se produzcan infecciones como la candidiasis.

Algunos de estos puntos eran no abusar de los tampones y adquirir buenos hábitos como, por ejemplo, cambiar el tampón regularmente cada 4-8 horas y utilizar compresas en lugar de tampones al menos una vez al día durante la menstruación (preferiblamente durante la noche).