PREGUNTA. Me encanta hacer ciclismo, pero me han dicho que puedo quedarme estéril o impotente. ¿Qué hay de cierto en ello?

La asociación entre ciclismo y disfunción eréctil va ganando peso durante los últimos años. Al sentarse en el sillín se ejerce una presión sobre los nervios y los vasos sanguíneos de la entrepierna que se dirigen hacia el pene, siendo la posible causa de la impotencia de la que hablas. Sin embargo, aún no está comprobado que exista una relación causa-efecto y puede ser, simplemente, un factor de riesgo más, como por ejemplo el tabaco o algunos antidepresivos.

PREGUNTA. Creo que mi chico finge los orgasmos. Cuando supuestamente eyacula, nunca lo veo... ¿Pueden los hombres hacer eso?

Lo que creo que le puede ocurrir a tu chico tiene un nombre: eyaculación retrógrada (a no ser que tenga un don para la actuación). ¿Sabías que puede existir el orgasmo sin eyaculación? Lo que ocurre es que al expulsar el semen, este se vuelve hacia la vejiga y no llega a salir. Tu chico tiene el mismo placer, pero tú no ves el 'resultado'. Lo mejor que puedes hacer es hablar con él del tema.

PREGUNTA. Tengo los labios vaginales más grandes de lo normal y me sobresalen. Siento mucha vergüenza cuando voy a tener relaciones con un chico, ¿qué puedo hacer?

Antes de nada, deberíamos saber a qué labios vaginales te refieres. Las mujeres tienen los labios menores, que se encuentran alrededor de la vagina y rodean el clítoris, y los labios mayores, que empiezan en la parte inferior del monte de venus y se unen tras la vagina. En ocasiones, los labios menores pueden sobresalir sin quedar cubiertos por los mayores y para muchas mujeres resulta estéticamente incómodo. Sin embargo, hay hombres a los que les excita mucho esta peculiaridad.

Los labios mayores pueden arrugarse o caer con el paso de los años. Para corregirlo es necesario recurrir a la cirugía estética. Si te da mucho apuro, puedes considerar esta posibilidad, aunque recuerda: todos tenemos imperfecciones.