Ximo Abadía, autor del primer cómic sobre la vida de Franco
Una de las partes de 'Frank. La increíble historia de una dictadura olvidada'. DIBBUKS

‘Frank. La increíble historia de una dictadura olvidada’ (Dibbuks, 2018) cuenta la vida del dictador Francisco Franco. Su autor, el ilustrador y dibujante Ximo Abadía (Alicante, 1983), nació cuando la democracia ya era un hecho en nuestro país.  A lo largo de los años, fue preguntando a personas que habían vivido la dictadura pero todos trataban aquella época de la misma forma, como un tema tabú. Por esa “amnesia colectiva” y con el deseo de tomar conciencia por lo ocurrido, surge la idea de este álbum ilustrado, de carácter simbólico y satírico, que trata esta parte de la historia española. 

¿Cuándo decidió emprender este proyecto?

Hace dos años me fui de mochilero y paré en Camboya, que junto con España era el único país que no había levantado fosas de una guerra civil. Allí pude ver todos los campos de exterminación de los Jemeres Rojos, es muy duro todo aquello… recuerdo una frase que decía que hay que recordar el pasado para mirar al futuro. Aquí en España no se nos explica nada sobre lo que pasó así que, desde ese momento, empecé a investigar y a informarme sobre la figura del dictador.

¿Por qué camuflar el nombre real y usar Frank para el título?

Es una crítica a que, aún hoy pasados 40 años, la dictadura sigue siendo un tema tabú. Hablar de las figuras del franquismo o meterte con monumentos como el Valle de los Caídos todavía te puede llevar a juicio. Es una crítica a que en este país se puede hablar con libertad dependiendo de lo que hablemos…  También usé ese nombre para darle un toque más satírico.

Una de las partes de'Frank. La increíble historia de una dictadura olvidada'.

Otros ilustradores han tratado sucesos de la época franquista, pero ¿por qué nadie se había acercado hasta ahora a la vida del dictador como tal?

Cuando hablé con editores, muchos me dijeron que Franco no merecía un libro pero claro, yo no buscaba hacerle una oda sino todo lo contrario. Creo que todavía no se había tratado su trayectoria porque, como digo, sigue siendo un tema a ocultar, se creó una amnesia colectiva. Es cierto que sí que había publicaciones que contaban sucesos de la época franquista pero no había nada que analizara quién fue ese hombre en realidad. De hecho, si nos quedáramos con lo que nos cuentan, pensaríamos que este hombre no hizo tanto daño.

Más que contar, juega con lo simbólico… ¿qué se va a encontrar el lector en sus páginas?

El libro tiene dos lecturas: por un lado, si te limitas al texto y a la ilustración puedes apreciar una dictadura más genérica, se puede entender la diferencia entre mentalidades; por otro lado, también puedes enlazar biográficamente toda la figura del dictador, puedes ver su camino. Me interesaba mucho que este libro se pudiera leer a tus hijos porque creo que en el colegio no se cuenta nada, te meten una dictadura de 40 años en 10 líneas.

Una de las partes de 'Frank. La increíble historia de una dictadura olvidada'.

¿Considera un reto explicar la historia de esta dictadura olvidada a toda una población?

Desde el principio lo ha sido… En un comienzo era un libro personal, no me planteaba ni publicarlo porque la sociedad española todavía está muy dividida, está con miedo porque hay muchas versiones de la historia. Además, este gobierno lo que quiere es que pase el tiempo, dedica 0 euros a memoria histórica… Intentan que las personas que estén buscando a sus familiares en las cunetas se mueran de viejos, que la gente que investiga los casos de los bebés robados por la Iglesia también lo haga. Y no podemos hacer como si esas barbaridades no hubieran pasado. No sé si llegará a todo el mundo pero me vale con aportar mi granito de arena.

39 años que han sido normalizados, personas sin un entierro digno, libros que no cuentan lo que ocurrió realmente… ¿cuál cree que sería el primer paso para dar a conocer este pasado silenciado y así, intentar mirar hacia delante?

Creo que no se cerró una herida sino que se puso un parche. Toda la gente que está enterrada en las cunetas, independientemente de su ideología, merece un entierro digno. Estamos viviendo sobre muertos, se deberían levantar las fosas, enseñar cómo pasó, cómo los mataban… acabar con el Valle de los Caídos, no podemos tener monumentos que elogien a un dictador. Hasta que no sintamos vergüenza nacional porque se haya asesinado, torturado y violado personas, no lograremos avanzar. Estamos estancados, tenemos una cultura de mediocres, no hay libertad de expresión, hay corrupción máxima tanto en políticos como en monarquía pero seguimos con los mismos principios tradicionales. Nos tomamos la libertad de opinar de dictaduras del exterior sin haber revisado la nuestra propia, es una hipocresía increíble. Hasta que no se arregle eso, que se tardará bastante, esto no va a cicatrizar.

¿Qué hay de la parte artística?

Busqué la máxima sencillez, trabajo con rojos, amarillos y azules e intento que sea lo más icónico posible. Juego con sellos, grafito, ceras y digital.

Una de las partes de 'Frank. La increíble historia de una dictadura olvidada'.

Cuenta que Frank trajo con él a un rey que prosiguió de una manera más disimulada su labor, razón que justificaría los vestigios de la dictadura que aún existen hoy día… ¿cree que el franquismo dejará algún día de sentirse como un miembro fantasma en la sociedad?

Ojalá pero creo que somos un país atípico. Cuando aquí, con la República, el pueblo español tuvo por primera vez la posibilidad de votar libremente, los militares dieron un Golpe de Estado… Lo que en otros países se vería como una barbaridad, aquí se ensalza como patriotismo. Hemos crecido con ese sentimiento durante 80 años, con el pensamiento de que esa gente son los verdaderos patriotas. Hasta que no nos quitemos los sentimientos ideológicos, de banderitas que se sacan cuando interesa, no se acabará. Además, de patriotas esa gente no tienen nada porque claro, yo puedo hablar de patria e ir a la Iglesia los domingos pero luego el resto del año, estoy robando dinero público, estoy estafando, de safari por ahí… Hasta la nieta de Franco dando charlas en el Hola, es una vergüenza y además nos hemos adaptado al franquismo, no podemos crecer normalizando una dictadura. Ni siquiera hay un intento por parte del gobierno para investigar el tema de los bebés o para desenterrar a los muertos, tienen que venir jueces de Argentina. Hemos perdido una humanidad básica, esperemos que poco a poco esto se vaya sacando porque si no no tendremos pasado y tampoco tendremos futuro.

¿Cómo describiría al protagonista de su obra?

Si analizas a nivel histórico a Franco paso a paso por su camino, ves que es un personaje mediocre. Ves de dónde viene y ves que era muy básico, ni siquiera en el ejército era bueno. Lo pinto como un niño pequeño con rabietas, propugnando esa idea de “Dios, Patria y Familia” por encima de todo. Intento ridiculizarlo porque él, al final, se acaba creyendo que es un enviado de Dios.

Una de las partes de 'Frank. La increíble historia de una dictadura olvidada'.

Como habitual de la sátira y la crítica, ¿en qué estado cree que se encuentra ahora la libertad de expresión en nuestro país? ¿Siente coartada o ha visto peligrar la suya propia?

Hemos retrocedido casi 30 años, en este país depende de quién hablemos se considera un crimen. Si opinamos de la Corona, de la Iglesia católica o de figuras del franquismo usan un escarmiento para que no se te ocurra volver a hablar. No puede ser que haya raperos condenados como Valtonyc o multas por montajes de Cristo en Instagram… pero ahí se pueden llevar un efecto rebote, como ha pasado con este caso, que prohíben algo y ahora toda la gente se está movilizando en su contra. Es surrealista porque no podemos opinar pero luego, gente de derechas y de la Iglesia opina con total libertad sobre la homosexualidad, la pederastia diciendo barbaridades y no hay ningún tipo de juicio. Estamos en un momento muy delicado de libertad de expresión.

¿Dónde ha recurrido para que la obra tuviera una buena base documental?

He recurrido a varios documentales británicos como Franco, la verdadera historia  porque tampoco encontré mucha documentación española, al menos en vídeo. Es curioso que la información que tengas a mano no provenga de aquí, es raro que tu propio país no cuente nada. Por otro lado, consulté diferentes libros, alguno hablaba sobre el exilio de Azaña como Adiós al porvenir y otros más concretamente de la dictadura. También leí la biografía de Franco más neutral que encontré.

Anteriormente publicó “Kamasutra para domingos lluviosos”, ahora la historia de un dictador... ¿qué espera en el futuro?

Ahora estoy trabajando en ilustración infantil que es a lo que me dedico principalmente. Estoy poniéndole especial énfasis a un libro que estoy haciendo con la editorial londinense Templar, es un libro acerca del espacio. De tema político voy a descansar porque también esa búsqueda histórica es difícil, es complicado contar algo sin faltar el respeto a nadie y contando lo que quieres contar. Trataré temas más sencillos que no creen tanta polémica.