Perro
Imagen de un perro haciendo sus necesidades. Brandon Weeks / WIKIPEDIA

Los dueños de perros seguramente se han dado cuenta: cuando su mascota hace caca, miran a los ojos a sus dueños. Este peculiar comportamiento tiene una explicación.

La veterinaria Kathryn Primm explica, en declaraciones recogidas por Gizmodo, que esa mirada no tiene nada que ver con vergüenza, desafío o necesidad de intimidad. La clave está en que cuando defecan, están más indefensos: "Para sobrevivir, los perros deben ser conscientes del riesgo. Defecar es una de las veces en la vida de un animal cuando está en su punto más vulnerable. Debe adoptar una postura para realizar la tarea y debido a esto, no está en posición de luchar o huir fácilmente".

Esto quiere decir que el perro es consciente de su indefensión y, como para él eres parte de su familia, "te mira porque depende de ti para darle una señal de lenguaje corporal o 'cara a cara' si debe tener miedo", dice Primm.

Otra experta, Mary Friedman, añade para The Dodo que "la posición para hacer caca es vulnerable para los perros. La sensación de ser vulnerable le viene a su ancestro salvaje, el lobo, que todavía tiene que valerse por sí mismo en la naturaleza. Creo que los perros se aseguran tener la espalda cubierta contigo mientras están en esa posición vulnerable durante un periodo prolongado".

Ambas veterinarias aconsejan que mientras el perro está haciendo caca, debemos mantenernos calmados y no hacer movimientos bruscos para que el animal pueda terminar.