Policía búlgara
Agentes de la policía búlgara. NOVA

Las manifestaciones siempre son escenario de posibles broncas entre la población y las fuerzas de seguridad, aunque lo que no te esperas es que los miembros del mismo bando terminen "atacándose" entre sí. Es justo lo que ha ocurrido en Bulgaria.

Varios efectivos resultaron afectados por el gas de pimienta que lanzó uno de sus compañeros por equivocación, cuando intentaba reprimir a un grupo de manifestantes que marchaban hacia la Asamblea Nacional del país, en Sofía, tal y como ha informado Nova.

Un testigo captó las imágenes del momento en el que uno de los agentes intenta aplicar la sustancia lacrimógena a los protestantes pero termina rociando a sus compañeros debido a que no calculó bien y hacía mucho viento.

"Bulgaria es un país pacífico, por lo cual las protestas rara vez van más allá de unos empujones. Eso explica la falta de experiencia de la Policía con el gas de pimienta", explicó uno de los asistentes a la manifestación, Jasper Neve, a través de un tuit donde compartía el vídeo del fatídico error del agente.