Sala de un dentista
Sala del dentista. Archivo

Un joven inglés de 21 años asegura que su adicción a la bebida energética Monster Energy le ha destruido completamente la dentadura.

Según informan varios medios, entre ellos los portales KentOnline y NewsGru, Vinnie Pyner llegó a consumir hasta seis latas diarias del refresco.

Lo hizo porque esa práctica lo "ayudaba a concentrarse" en épocas de exámenes de programación durante su segundo año de universidad, en 2017.

De esta forma, inicialmente el estudiante ingería tres latas al día, una con cada comida, pero al poco tiempo qcabaría bebiendo el doble.

Según KentOnline, el producto, cuyo envase de medio litro contiene 54 gramos de azúcar y 160 miligramos de cafeína, advierte en la etiqueta de no excederse de los 1,36 litros al día, pero el joven terminó tomando hasta tres litros de la bebida energética durante una jornada.

Según relata Pyner, a pesar de cepillarse los dientes dos veces al día, a finales de ese año comenzó a experimentar un intenso dolor dental cada vez que masticaba la comida. Hasta que, en marzo de 2018, se le rompieron cuatro piezas dentales al morder una manzana.

La visita al dentista confirmó sus peores temores: tenía la dentadura prácticamente podrida. Avergonzado, el joven dejó de asistir a clases al sentirse tremendamente inseguro.

Tras todo esto, y por recomendación del odontólogo, el estudiante inició un tratamiento que incluye 24 rellenos dentales y varios implantes y que le costará unas 2.000 libras esterlinas (algo más de 2.200 euros).