Los pescadores a veces se encuentran cosas increíbles entre sus capturas, como Trapman Bermagui, también conocido como Jason, que pescó hace unos días una enorme cabeza de tiburón, los restos del depredador que había dejado algún animal todavía más grande que él.

El carnívoro marino había sido presa de alguna criatura de mayor tamaño, hecho que sorprende al ver la gigante cabeza junto al pescador, en imágenes compartidas en su cuenta de Facebook. "No vimos lo que se lo comió, pero habría pesado al menos 250 kilos. Solo la cabeza eran unos 100", contó Jason a CNN.

Mirar el tamaño del tiburón y la mordedura recuerda más a una película de Hollywood que a un episodio real, ya que el depredador que acabó con su vida podría perfectamente ser una criatura de ficción.

Jason especuló con que el culpable podría haber sido un tiburón tigre, muy presentes en la costa de Nueva Gales del Sur (Australia). "Hay muchos por el momento". Estos son de los más grandes que habitan el océano, tal y como recuerda la Fundación de la Gran Barrera de Coral de Australia, crecen entre tres y seis metros de largo y pesan entre 363 y 680 kilos.

El gerente del Programa de Investigación de Tiburones de Florida también teorizó que podía haber sido víctima de un tiburón blanco o algo similar. "Las orcas también atacan a los tiburones grandes para que comerse sus hígados, pero las marcas de dientes se parecían más a las de un tiburón, así que probablemente se trate de uno blanco", explicó.