Cuco
El perro Cuco, fallecido pocas horas después que su dueña. APA de Vilagarcía de Arousa

La Asociación Protectora de Animales de la localidad gallega de Vilagarcía de Arousa ha compartido por redes sociales una enternecedora historia de amor, destino o casualidad entre perros y humanos.

"Hace un tiempo, Cuco llegó a nosotros", decía la publicación en Facebook, junto a la fotografía de un perro de color canela que miraba a la cámara.

"Su humana había ingresado en una residencia y Cuco necesitaba de nuestra ayuda", explicaba el comunicado, que informaba de que "ayer, nuestras voluntarias lo encontraron dormido, había emprendido su gran viaje hacia el puente del arcoiris".

Cuco había muerto en su caseta de la protectora. "Hoy nos hemos enterado de que su humana, la mujer que lo cuidó y quiso hasta que le fallaron las fuerzas, había emprendido el mismo viaje", decía el comunicado.

"Arriba la han recibido tanto Cuco como todos los gatos a los que cuidó, porque también estaba pendiente de ellos", terminaba con emotividad la publicación, que completaba la protectora en un comentario posterior, especulando con que Cuco "se fue para guiarla".