"Darse un tiempo", esa frase tan recurrente  al estilo "no es por ti, es por mí" o "te quiero mucho, pero como amigo". Frases que normalmente se utilizan para enmascarar realidades que no nos atrevemos a decir: una tercera persona, cansancio o incluso unas 'vacaciones liberales'.

Creo que cuando una persona quiere a otra de verdad no necesita 'darse un tiempo' para contemplar desde lejos que se echa de menos. Si amas, sabes el dolor que supone perder a alguien y solucionas el problema desde la cercanía, sin tener que poner tierra de por medio.

Amantes a tiempo parcial

He conocido muchas personas que se dan un 'tiempo estacional', casualmente coincidiendo con las vacaciones de verano o Navidad. Ser libres por unos días sin necesidad de dar explicaciones de con quién te lías.

También podemos utilizar el tiempo para darnos cuenta de que la tercera persona que ha aparecido en nuestra vida es motivo mayor como para dejar la relación. El tiempo nos lo damos, además, cuando nos damos cuenta de que los sentimientos que teníamos hacia nuestra pareja se enfrentan a otros nuevos, en los que la soltería pesa más que el noviazgo.

Como diría la canción de Maldita Nerea, "la respuesta no es la huida", así como el tiempo, yo creo, no es la clave para solucionar los problemas de pareja.