Imagen de archivo de un bebé.
Imagen de archivo de un bebé. PIXABAY

Viajar con niños en un avión es una difícil decisión para los padres. El temor a que los gritos y el llanto de sus pequeños puedan molestar a otros viajeros está siempre presente. Además, la presencia de bebés a bordo es controvertida. Hay quien se queja y recrimina a los padres que no puedan controlar a sus hijos, y quien opina que hay adultos que se comportan peor que ellos.

Los padres de Lorenza, un bebé de un año, decidieron adelantarse a la situación y repartir una bolsa de chucherías y tapones para los oidos  durante un vuelo de Ciudad de México a Cancún. En la bolsa Lorenza también prometía intentar portarse lo mejor posible.

"Hola me llamo Lorenza y tengo un año (...) mis papas prepararon esta bolsa con dulces y tapones para los oidos en caso de dar un concierto durante el vuelo", decía la nota del kit que una pasajera subió a sus redes sociales. "Es mi primer vuelo y voy a tratar de portarme lo mejor posible", aseguraba.

Esta ingeniosa idea ha conseguido revolucionar las redes. La fotografía ha recibido más de 61.00 me gusta  y ha sido compartida cerca de 72.000 veces.