Mejillones
Un montón de mejillones. donieve / Pixabay

Europa no ha sido el único continente en el que la ola de calor ha tenido consecuencias. Las temperaturas han subido tanto en Estados Unidos que se han encontrado mejillones cocinados dentro de sus conchas.

En Bodega Bay, un cabo al norte de California, las temperaturas del mes de junio alcanzaron los 38 grados, temperatura suficiente como para que estos moluscos se cocinaran vivos en la costa.

Los mejillones se adherían a las rocas de la orilla para alimentarse de plancton y sufren las altas temperaturas especialmente cuando baja la marea.

"Es la mayor cantidad de mejillones muertos que hemos visto en este lugar durante los últimos 15 años", ha explicado a The Guardian Jackie Sones, coordinadora de investigación de la reserva marina Bodega Bay.

Además, según ha contado la científica, este no ha sido el único caso. A lo largo de los más de 225 kilómetros de la costa de California otros investigadores han avisado del mismo fenómeno.